Ir al contenido principal

ZATS. Una nueva ola de ROCK

Por: Daniel Seseña

Decían los Who allá por los 70 –con ironía- que el Rock ha muerto. Ahí están Pete Townshend y Roger Daltrey, ofreciendo giras únicas; haciendo vibrar de verdad al personal (viejos y nuevos mods, y otros), no como los Stones y sus cocoteros, que dan pena. Y por qué, porque no hay nada nuevo en el panorama del rock, al menos tan potente y genuino como los Who o Paul Weller. Sin embargo, acaba de nacer una criatura peleona con vestigios de los griegos clásicos. Se llama Zeno And The Stoics (
www.zenoandthestoics.com), ZATS para los amigos, son cinco y hacen rock del bueno, con influencias underground, indie, garaje o como quieran. Con disco homónimo autoproducido y letras en inglés, se plantan en el mercado y amenazan con quedarse (esperemos que sea así); eso sí, fuera de España. En nuestro país “no hay cultura de club” y es poco frecuente que un sello fuerte apueste por el riesgo que representa un grupo con calidad y personalidad. Pero ellos, los ZATS tienen claros sus principios. Son estoicos, “chanantes”, compañeros y amigos, se lo pasan bien haciendo lo que hacen y se encuentran a gusto en la autoproducción. Adoran el directo, y es que “realmente hacer música es una liberación en sí mismo. Cuando estás sobre el escenario y te entregas a través de tus composiciones al público sentimos alcanzar el equilibrio”.

MR.V.- Para los estoicos la liberación de las pasiones permite al espíritu alcanzar la sabiduría; el logro de la misma es una tarea individual, y parte de la tarea del sabio es deshacerse de los conceptos e influencias que la sociedad en la que vive le ha inculcado. ¿Qué lleváis de esta doctrina en vuestra música?

ZATS.- ¡¡¡La liberación!!! (afirman los cinco al mismo tiempo). Realmente hacer música es una liberación en sí mismo. Cuando estás sobre el escenario y te entregas a través de tus composiciones al público sentimos alcanzar el equilibrio. Más aún, sólo el hecho de poder tocar todos juntos a pesar de tener poco tiempo por el trabajo, es un placer, un auténtico lujo; y encima lo pasamos en grande. La música es pura pasión.

MR.V¿Y por qué os expresáis en inglés?

ZATS.- Nos gusta más. De todos modos, Jaime (voz) y Francisco (guitarra) han vivido y estudiado en Estados Unidos y han tocado mucho por allí. Casi piensan en inglés y Jaime compone sin traducir en inglés, le sale así.

MR.V.- ¿No creéis que este hecho puede cerraros puertas en España?

ZATS.- Es posible, de hecho un promotor musical muy importante de este país nos ofreció producirnos y apostar por nosotros si cantábamos en castellano. Pero no quisimos. Y así nos va (jajajaja). Preferimos hacerlo así, sencillamente. Estamos más a gusto expresándonos en inglés.

MR.V.- Y claro, mayoritariamente vuestras influencias musicales son más británicas y estadounidenses... ¿Cuáles son?

ZATS.- La verdad es que tenemos muchas influencias en común, pero también muy diversas. Por ejemplo, Pipe (Bajo) es más de Los Cars, Pretenders, The Cure, etc. Pero en conjunto en nuestra música hay: Rolling, Red Hot Chili Peppers, Sex Pistols, Radiohead, Sublime, Ride, Black Crowes, Pixies, Led Zeppelin, The Doors, The Eagles, Ramones, U2, Cold Play, Linkin Park, Rage Against The Machine…

MR.V.- No habéis mencionado ni uno grupo español

ZATS.- Hombre, grupos como Los Héroes del Silencio, Radio Futura, Placebo y otros también nos han influenciado. Pero es cierto, la mayoría de las referencias musicales nos vienen de fuera.

MR.V.- ¿Y el arranque del disco (T-Shirt) no es un homenaje a Los Nikis?

ZATS.- (Risas) Sí podría serlo. Los Nikis son un grupo que musicalmente nos gustaban mucho.

MR.V.- ¿Ideológicamente seguís una línea?

ZATS.- Sí, la música es nuestra ideología. Tocaríamos en una fiesta del PCE o en una del PP o en una del PSOE... tocaremos siempre donde aprecien nuestra música.

MR.V.- ¿Cómo y cuándo nació el grupo?

ZATS.- Hace cinco años, pero llevamos dos ya con más disciplina. Curro, Francisco y Fernando tocaban juntos antes; después se unieron Pipe y Jaime. También Jaime y Francisco tocaron por clubs de Boston (EEUU). Desde que nos juntamos no paramos. Quedamos varios días a la semana, cuando nuestros respectivos trabajos lo permiten y ensayamos hasta altas horas de la noche.

MR.V.- Se os ve muy unidos...

ZATS.- La verdad es que lo pasamos muy bien y no sólo tocamos, debatimos los temas, opinamos todos... e incluso muchos temas han surgido en los propios ensayos, como Rats in the fridge. De un comentario de coña sobre, por ejemplo, el estado de la bolsa de basura (llena de papeles envoltorios de comida o latas de cerveza) en el lugar donde ensayamos, surge una idea que termina en una canción y/o en borrachera (risas)... o no.
Pero hablando en serio, nos lo pasamos muy bien, nos encanta tocar

MR.V.- Vamos, que hacéis tormenta de ideas, como si fuerais guionistas

ZATS.- De hecho, Pipe, es muy “buñuelista” (risas). Lo cierto es que Jaime dirige cine; hace cortos, graba los videoclips... Algunas canciones también son como películas. Fernando vivió una que ha derivado en un tema del próximo álbum. Resulta que se dejó el coche en un parking toda una semana y cuando fue a recogerlo el dueño le dio un abrazo sincero. Hecha números (risas). Título y más detalles en el próximo disco.

MR.V.- ¿Qué contenido de la televisión os ha influido más; de siempre o actual?

ZATS.- La Hora Chanante, ¡¡somos chanantes!! De hecho, Pipe hace de Bernd Schuster en la sección de Testimonios.

MR.V.- Cientos de bandas desde los años ochenta han hecho pop rock. Grupos que jamás llegaron a hacerse oír a nivel nacional, y mucho menos internacional. ¿Hasta dónde y cómo pensáis llegar?

ZATS.- No queremos planteárnoslo. Nos gusta lo que hacemos ahora, lo pasamos muy bien. Hemos optado por la autoproducción y estamos tocando bastante; en los próximos meses vamos a un festival británico, mientras seguimos dando conciertos en salas y ya estamos preparando el segundo álbum.

MR.V.- ¿El FIB es el próximo objetivo?

ZATS.- No estaría mal. De momento este verano nos vamos a tocar a otro festival en Inglaterra

MR.V.- ¿Qué falta en el panorama musical (más salas, mejores condiciones para tocar, más apuesta por los sellos, la piratería es tan mala, Internet)?

ZATS.- Falta cultura de club sobre todo. Cuando estuvimos en Boston nos dimos cuenta de que allí se va a conciertos diarios como si vas al cine. Hay costumbre, muchas salas, pocas listas de espera y muchos grupos buenos. Estamos a años luz de ese tipo de movimiento. En cuanto a Internet sin duda es un aliado de lujo para distribuir música y conocer grupos que no podrías escuchar en tu vida si no es por este medio.

MR.V.- Por cierto, sois cinco, pero hay un sexto miembro que no toca ningún instrumento y sin embargo parece estar detrás de todo...

ZATS.- Sí, es Josué Santos: manager, responsable de marketing, amigo, es el productor musical. Como decimos en el libreto del CD, es sobre todo: ¡¡¡GRANDE!!! No se le escapa nada, se encarga de que no nos falte de nada y encima ha sido el responsable de la grabación y de los arreglos. [Risas mientras Josué graba cada detalle de la entrevista plano a plano con una cámara de vídeo].

Comentarios

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…