Ir al contenido principal

Quintero deja TVE ¡Qué decepción!

Por Daniel Seseña
Con la colaboración de All Brunis

Resulta decepcionante que alguien como Jesús Quintero desaparezca de la parrilla de TVE. Y resulta decepcionante porque su espacio de entrevistas es como una isla en mitad de tanta marea de audiencias. Siempre es interesante lo que ocurre cuando el periodista pregunta y el entrevistado responde. Voy más lejos, me importa poco (tómese esto en sentido figurado) a quién entreviste. Me da igual que sea Ynestrillas, Losantos o Farruquito, “FF” o la Obregón, Banderas o García... Me da lo mismo, porque es el único periodista que siendo el protagonista de su propia entrevista, usa esta verdad para sacar lo mejor y más interesante aspecto de la vida del que tiene delante. Con silencios, sonrisas, ironías, sorbos a la bebida que siempre le acompaña, reflexiones en alto (también soterradas), Quintero convierte su encuentro en un espacio genuino de diálogo y comunicación. Y señores, estos dos conceptos empiezan a convertirse en la tv en una especie en extinción.

Quintero es monstruo, es un alivio; escuchando sus reflexiones y sus cuestiones, da la sensación –trascendiendo la isla que mencionaba líneas más arriba- de que una tele diferente es posible. Durante su programa yo personalmente encuentro sosiego, relajación y una apuesta por la persona. Todos podríamos ser entrevistados por Quintero, porque todos tenemos algo que caracteriza al Homo sapiens: razón y capacidad de entendimiento entre nosotros por medio del diálogo. Todos sabemos errar, arrepentirnos, incluso volver a errar, caer en un pozo y salir de él, reflexionar y rectificar errores, cambiar la conducta a favor del buen ambiente, perdonar, odiar, amar, llorar, cagarnos en los demás y en nosotros mismos, detectar la mala leche (propia y ajena), rectificar... Y lo más importante: escuchar al de delante y a uno mismo.

No sé si son argumentos suficientes. Un asiduo a este blog, llamado “All Brunis”, escribe (gracias por tus palabras) para dirigir su mensaje a Quintero: “Según leo hay tres razones para tu (repito) huida; una dice que se produce por un bajón en las audiencias. La otra que es por la no emisión de la entrevista de García. La tercera que te vas por problemas de salud. Si te vas por la primera (bajada de las audiencias) mi decepción es inmensa pues significa que les haces el juego a los tontos del “share” y caes en la trampa de la telebasura actual tanto cómo la has criticado. Tú que siempre has sido abanderado de la televisión independiente ahora resulta que si bajas un millón en las audiencias ya no vale… ¿Y qué es de los que te seguimos viendo y esperando tu programa semana tras semana? ¿Ya no merecemos la pena? Si te vas por lo de García me parece una niñería y además creo que les haces el juego a la gente del PP que acusan al actual presidente TVE de partidario. Como ya apunté en este foro creo que la decisión de TVE fue la más correcta de todas las posibles. La tercera de tus excusas simplemente no me la creo y por tanto no la comento. Es más, te diré que me ofende más que las otras dos”.

Así las cosas, me imagino que no sólo somos dos los que pensamos lo mismo en torno a una gran pérdida que es más que televisiva; es decepcionante. Espero que haya un segundo capítulo y no se vaya Quintero. Porque si se va... la tele habrá perdido un poco más de interés para los pocos o muchos, gentes de bien (mal o regular) y demás ilusos que buscamos sencillamente calidad.
Gracias All Brunis.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.