Ir al contenido principal

RADIO K.O.N.T.R.A SACAN SU PRIMER DISCO

Por Daniel Seseña
Se hacen llamar Radio Kontra, son madrileños y hacen hip hop del bueno, del auténtico. Son urbanitas, gamberros, pero sobre todo se toman muy en serio su música. Rapean como pocos, no es coña, componen con inteligencia, ingenio y mucha creatividad. Ahora van a sacar su ópera prima, un disco (RADIO KONTRA) que se han currado ellos solitos con el apoyo de lujo en la producción de Frankie (ex guitarrista de Sugarless) y actual guitarra y vocalista de Fuzz. Tienen conciencia social, pero no pierden el tiempo con extremismos de postín.
Personalmente los conozco desde casi sus inicios y hacía tiempo que no escuchaba nada de ellos. Me da rabia ver como ciertos raperos de medio pelo -que parecen salidos de la sección de discos o de moda de El Corte Inglés- se hacen de oro, mientras gente como Radio Kontra que se lo curra de verdad lucha contra la adversidad de los contactos no enchufados... Ahora, escuchando su nueva propuesta: me quito el sombrero. Han aprendido, evolucionado y el sonido que traen es impresionante.
Si quieres escuchar un avance, puedes hacerlo en www.myspace.com/radiokontra.
Y si quieres disfrutar con su espectacular directo, puedes hacerlo el próximo sábado 12 de enero en la Sala Mynt (Pso. Castellana, 95. Bajos Torre Europa. Madrid) a las 21:30 horas. La entrada: 5 euros... Una ganga.
Ánimo: ¡¡¡CABRONES!!!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Capitán Garfio
¿Cuantos grupos que merecen la pena,se quedaran por el camino?
Y cuanta morralla sale,o salia cada verano,con su cancioncita de turno.
Me gusta la música,toda,pero creo que se diferenciar,entre lo bueno y lo no tan bueno,y hay cosas que la verdad no se donde ubicar.
Tambien tengo mi genero,pero no desprecio los demas,ahora,hay algunos,que me destrozan los tímpanos.Saludos
Anónimo ha dicho que…
Capitán Garfio
Hablando de grupos,estuve en uno,se llamaba Skape,no Ska-p.
Eramos de Elda,no de Vallecas.
Formamos el grupo,a finales del 82,principio del 83,entonces tenia 15 años,tocamos por toda la provincia de Alicante,en conciertos,en concursos,donde no pasabamos inadvertidos,creo que más que por la música,era por nuestras pintas,en aquella epoca no era normal,como ahora,ver esas pintas.La gente nos tenia miedo,nos señalaban por la calle,incluso algunos,llegaban a insultarnos.
Estuve tocando con ellos cerca de diez años,dejandolo a principios o mediado del 91 y cuando los dejé,empece a descubrir que se podia disfrutar,lo cual con ellos no habia llegado a conseguir.Harto de comportamientos y exigencias que debiamos acatar,solo unos pocos,pues en todas las bandas está el típico lider,que quiere imponer sus normas y la verdad me cansé de acatarlas.Formamos algun que otro grupo,con otros colegas,tocamos en varias fiestas,incluso compramos un campo,para hacer fiestas y en el cual hicimos muchos conciertos,pero solo para disfrutar de la musica,fueron unos años de locura,mucha fiesta,mucho alcohol y desparrame.Saludos.
Anónimo ha dicho que…
Capitán Garfio

Aquí te dejo una pagina,en la que se hace referencia al grupo:
"Galeria Plastica Portadas punk-rock años 80" y un foro:
http://www.ipunkforos.com/viewtopic.php?f=2&t=17395 que como ya sabes soy Capitán Garfio.
Si quieres buscar las dos canciones del EP,puedes hacerlo,yo las encontre en el Emule.Los titulos son:
Un punk en la corte del Rey Arturo y Granja de cerdos,dedicada a la Tacher,Ronald Reegan,Jomeini,y demas mandatarios que estaban entonces en cartelera.Un saludo.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…