Ir al contenido principal

CRÓNICA DE UNA JORNADA CON IDEAS

Lo siento, lo confieso… he llegado tarde a la ceremonia de entrega del premio Enrique Padrós. Había comenzado a eso de las 12:15 y he aparecido sobre las 13 horas. Soy un desastre, pero los tiempos de la tele mandan, colapsan, animan, desaniman, mueven, inmovilizar y un sin fin de conjugaciones más que omitiré. Es lo que tiene. Además he de confesar que, de camino, tuve que parar en un restaurante chino en el que la noche anterior me había olvidado la tarjeta de débito (sólo me quedaban 15 euros) y el DNI.

He conseguido alcanzar el piscolabis y hay que reconocerlo, muy buen vinito (MONTECILLO - Rioja) y excelentes canapés varios. Ahora, fuera de coña, todos destacaban el éxito de la ceremonia. ¡Qué placer conocer al grandísimo Enrique Meneses! Premiado con el mejor blog que habla de política. Casi no he podido hablar con él, estaba muy agasajado por varios blogueros allí presentes y cuando me he querido dar cuenta, ya se había marchado.

Qué… experiencia charlar con Guillermo Fernández Vara, mejor blog de un político. La verdad, el presidente extremeño sin abandonar ese deje político inherente al cargo, ha resultado ser un tipo interesante. Me ha asegurado que su blog es cosa suya y nada más que suya. Lo tiene incorporado a su vida cotidiana y le dedica cuarto de hora al día. Afirma que no mete tajada en los comentarios, por el contrario deja que crezcan por su cuenta y riesgo… y lo hacen, en el post del sábado pasado alcanzó 139 --¡Quién los pillara!--. Claro siempre hay que mantener a raya a malditos trolls, que son caso a parte.

Un gustazo como siempre intercambiar opiniones con Fernando Berlín y Pai, los responsables de esa joya de la comunicación digital llamada Radiocable. Después ya en la cervecería de al lado, cuyo nombre no recuerdo, sí la dirección (Calle Mayor, 73), un grupo más reducido nos hemos tomado otro piscolabis. Y en este contexto he tenido la oportunidad de conocer y hablar un rato con Fernando Jáuregui; que con 10 kilos menos se está saliendo con sus Cenáculos y Mentideros dentro de su Diario Crítico. César Calderón y su compañera Verónica, que no paran, casi no han podido ni beberse media cerveza… Tenían que irse corriendo al próximo mitin de Zapatero en León. Y yo que pensaba que los asistentes a los mítines eran de atrezzo.

Finalmente ha sido un placer enorme dar con una persona, a la par que aguerrida bloguera con causa, tan interesante como Carmen Sánchez. Es médico y actualmente Concejala del Ayuntamiento de Madrid, portavoz de sanidad, mayores y discapacidad. Su blog Derribando Barreras es el mejor aliado para la reivindicación y denuncia de grandes, locales y pequeñas injusticias que pasan desapercibidas ante la gran mayoría de gente sin discapacidad. ¿Lo mejor? Bucear por su bitácora y perderse por sus propuestas “posteras”.

Y para más información sobre los premios, recomiendo la crónica de Pilar Portero en Soitu.es

Comentarios

Chiqui ha dicho que…
Un placer conocerte, Daniel. Espero que volvamos a coincidir en otro sarao blogosférico
Un abrazo
César Calderón ha dicho que…
Una pena habernos tenido que ir tan pronto Daniel, y de nuevo un verdadero placer.

Abrazos!

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…