Ir al contenido principal

ESPAÑA SE ROMPE EN EL AUTOBÚS

Me cuenta una amiga que el otro día iba con su suegra y su hija en el autobús al Corte Inglés de Goya (Madrid). Muy cerca de ella, una pasajera habla sola y en alto sobre... política y tiempos preconstitucionales. Protesta por lo sinvergüenza que es Zapatero, por lo asquerosa que es la inmigración, por que España se rompe… Reivindica la figura de Franco, de Primo, de Millán Astray, Serrano Súñer y Cía. Un circo, vamos.
En un momento dado, pisa sin querer a un joven pasajero que estaba sentado. Amablemente éste no duda en advertir amablemente a la señora de que le está haciendo daño en su pie derecho. Ofendida sigue a lo suyo y enfoca su discurso hacia el chico. “Qué mal está el país”, “Todo es culpa de esta porquería de gobierno”, “ZP nos va a hundir”. El joven pasajero le dice que él sólo le pedía que no le pisara más.
De pronto otra viajera se levanta y ruega sin amabilidad a la señora que se calle de una vez. Antes de que termine la petición, un señor surge del fondo del autobús, se acerca al enclave del conflicto y grita: “Yo soy el marido”... Todo apuntaba a que allí se iba a organizar una buena tangana.
Nada más lejos de la realidad. El mismo marido, en idéntico tono que su mujer, se dirige al público para enunciar lo siguiente: ¡Ustedes la están aguantando un ratito, yo la tengo que aguantar todos los días! Mi amiga y sus acompañantes se miraron aliviadas. La señora, ofendida, asegura que se va a hablar con la conductora convencida de que escucharía su discurso. Pero a medida que ve venir a "nuestra protagonista" por el retrovisor interior, frena el autobús y a ella se dirige enfervorecida: ¡Mire señora o se baja o se calla!; por este orden. Usted verá. Espontáneamente, el respetable comenzó a aplaudir.

Esta historia está basada en un hecho real... muy reciente.
*La fotografía nada tiene que ver con la historia, la encontré buscando en Google bajo el motor de búsqueda: "señora grita". Lo prometo.

Comentarios

Daniel Seseña ha dicho que…
Lo es, lo es. Gracias por leer el post y comentar. Haré lo propio con tu blog, que por cierto es muy interesante.
Emilio J. ha dicho que…
Te diré.. en el trabajo, en la calle. Se hace difícil completar un bonito día. Y encima las posturas instransigentes y radicales suelen alcanzar su objetivo hastiando a los demás.
SALU2
Pau ha dicho que…
Joder, cómo me hubiese gustado presenciar semejante circo. Me encantan estas cosas, es lo que veo de bueno de vivir en Madrid. La gente pensará que estoy loco, pero me hubiese dejado cortar un dedo por estar, grabarlo y publicarlo.

Saludos Dani y enhorabuena por el trabajo que haces en Cámara Abierta.

Un saludo.
Daniel Seseña ha dicho que…
Muchas gracias, Pau. A mí también me hubiera encantado presenciar en vivo esta película.
Un saludo

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…