Ir al contenido principal

ESE PARAÍSO LLAMADO CICELY

Cicely (Alaska): La última frontera, una tierra de contradicciones y contrastes pero también de oportunidades.

Si no la mejor, estoy convencido de que es una de las mejores series de ficción que se han realizado jamás. Hablo de Doctor en Alaska (Northern Exposure). Durante una conversación con mi madre, me contó que había descubierto en un foro una web muy completa sobre la serie. Se llama Cicely On Line y nada más entrar te enteras de que es un “espacio web personal dedicado e inspirado en una de las mejores series de televisión de todos los tiempos. Basándose en ella, pretende ofrecer otros contenidos de interés”. No se equivocaba, es completa e interesante. Primero por su material y segundo por el tratamiento del mismo. Encuentras la descripción de los capítulos, uno a uno, por tramas; los personajes; fotos del pueblo; la música; pero lo mejor son las entradillas de Chris Stevens desde la K-OSO, es decir una colección de citas únicas. Aquí va una (“3.5 Jules et Joel”):

En cada ser humano hay un lado oscuro todos queremos ser Obi Wan Kenobi y en gran medida lo somos pero también hay un Darth Vader dentro de nosotros. No se trata de que tengamos que elegir entre una cosa u otra porque estamos hablando del dialéctica, del bien y del mal que coexisten en nuestro interior. Podemos huir pero no escondernos. Seguid mi consejo, enfrentaos a la oscuridad, cara a cara y hacendarla. Como dice nuestro amigo Nietzsche, ser un ser humano ya es bastante complicado así que darle un buen abrazo a la oscuridad del alma y gritar el eterno sí.

Mi madre me metió el gusanillo de esta serie allá por el año 93. Me convertí en un fiel seguidor. Afortunadamente hoy tenemos Internet y la posibilidad de comprar o grabarla entera en DVD, Blue-ray, en el disco duro. Aún no he superado el trauma (también conocido como pony en el mundo del guión) por el maltrato al que, por entonces, TVE sometió a Doctor en Alaska. La pasaban a la una, a las dos o las tres de la madrugada... Cuando querían y sin orden episódico ni criterio alguno. Un desastre.

Cada capítulo es una lección, una película en sí, una obra de arte. Los sueños siempre tienen un papel esencial. Nada es gratuito. Cada palabra, proceso o trama que sigue un personaje tiene un porqué, un sentido. Se profundiza en éste como no se hace en ninguna otra serie. Esa es la diferencia.

Recuerdo el episodio en que Bernard llega a Cicely tras recorrer –guiado por un sueño- miles de kilómetros en moto. Enseguida conecta con Chris, quien se encuentra metido y obsesionado con una escultura a base de chatarra... No la puede dejar, pero no sabe cómo terminarla. Al final, la obra tiene sentido y cobra forma con la ayuda de Bernard. Y tras compartir varios sueños extraordinariamente absurdos, descubren que son hermanos. Al parecer el padre de ambos era un poco golfo y no lo sabían; era vendedor itinerante... lo que le permitió tener una doble vida y dos familias. La aurora boreal posa de fondo, delante de las estrellas e ilumina la escultura que han forjado Chris y Bernard Stevens. La trama es muy bonita, pero lo realmente importante es el brutal trabajo de guión que se refleja en el proceso hasta el último plano del capítulo. Y así cada episodio...

Le doy las GRACIAS a mi madre y os recomiendo un paseo por Cicely (Lugar de reconciliación de dicotomías y de meditación sobre uno mismo) y un baño en sus contenidos. Si queréis bajaros las seis temporadas enteras, en este enlace las tenéis. ¡Que lo disfrutéis!

Y si queréis daros un paseo por el Rosly Café, lo podéis hacer en: www.roslyncafe.com.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
En estos días de periodismo agrio, sarcástico, de evidencias para la camarilla, sorprende este blog de entusiasmos sinceros, expresados de forma humilde, benevolente. También sorprende el agradecimiento al origen, a la madre. Nacemos con escaso bagaje. Qué menos que reconocer a quien nos ha enseñado, y también a ese lado oscuro que forman nuestros errores, fuente inagotable de conocimientos.
tp
Anónimo ha dicho que…
Creo, Anónimo, que Nietzsche no se refiere a los errores como constituyentes del lado oscuro del alma sino a los impulsos más primitivos,esos que la razón intenta acallar con denuedo y sin-razón. Si tienes ocasión de ver el capítulo que Daniel Seseña cita "Jules y Joel" puede que opines como yo.
Anónimo ha dicho que…
I found this site using [url=http://google.com]google.com[/url] And i want to thank you for your work. You have done really very good site. Great work, great site! Thank you!

Sorry for offtopic
Anónimo ha dicho que…
Who knows where to download XRumer 5.0 Palladium?
Help, please. All recommend this program to effectively advertise on the Internet, this is the best program!
Anónimo ha dicho que…
Please, give me link to download XRumer 7.0!!!
Thanks!

Always yours,
miss MW

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…