Ir al contenido principal

COMO EL CULO APARCAS... Y PUNTO

Normalmente veo el Telediario, pero en ocasiones como el sábado, decidí pasarme por los Informativos de Telecinco. Realmente las noticias no variaban en su conjunto, pero me encontré con una de esas piezas que dejan para el final, antes de los Deportes, que me encantó. ¡Qué joya! Hablaban de un original y necesario blog colectivo que lleva por nombre APARCAS COMO EL CULO.COM. Esa frase que tantas veces habremos pronunciado y/o pensado al ver cómo se las ingenian miles de conductores para encontrar un hueco.

La idea es sencilla (con un gran trabajo de fondo): hacer la foto del capullo/a de turno que ha aparcado como el culo, dejarle una nota tipo (imprimible desde la web) bajo limpiaparabrisas e indicarle que su ‘fechoría’ saldrá publicada en el blog. Además se le informa sobre cómo “mejorar su técnica de aparcamiento”. Y es que, como dicen estos bloggers justicieros: “Es hora de acabar con esos que aparcan como el culo... o al menos de reírse de ellos...”.

La iniciativa es reciente, hasta ahora tienen “42 reacciones” en Technnorati y otras tantas menciones en medios de comunicación generalistas. Pero es obvio que van a pegar el pelotazo desde ya. No sólo estoy de acuerdo con ellos, me parece un modo genial de sacar los colores a muchos de estos egoístas del volante cuyas acciones normalmente quedan impunes. Y si alguna vez te han encerrado por dejar su coche en segunda fila, sabrás que lo común es recibir por su parte un “perdón” de compromiso (más que ensayado) como mucho... eso si no te amenazan con llegar a las manos.

Y lo mejor, han pillado a vehículos de policía haciendo lo propio... Incluso, algunas imágenes muestran a una grúa llevándose a uno de estos. Recomiendo encarecídamente visitar la galería de fotos y vídeos del blog.

Por cierto, si te encuentras una nota de estas en tu parabrisas, en la web te cuentan algo: Así que aparcas como el culo... o al menos eso es lo que piensan de ti. No te preocupes, todos lo hacemos alguna vez. Pero esta vez has tocado las narices a alguien lo suficiente como para que imprimiera una nota y te la pusiera en el parabrisas. Ahora que estás aquí debes aprender que hiciste mal y corregirlo. Selecciona la infracción que has cometido del menú y sabrás cual ha sido tu error. Leete el código de la circulación, usa el sentido común, toma nota de las normas de cortesía y da gracias de que no te hayan rayado el coche.

Mira que un servidor se pasa todo el día pateándose la red, más que la propia calle (exagero, pero que conste como metáfora) y no conocía a estos grandísimos justicieros. La magia de Internet y su bendita blogosfera tiene estas cosas. Que llegan un grupo de personas inquietas, hartas de presenciar injusticias ciudadanas, seguramente calificadas de bajo nivel, y deciden actuar por su cuenta de esta forma tan ingeniosa.

Ahora, aunque más difícil de ejecutar, propongo otra idea: Prolongar esta iniciativa de denuncia para pillar a los que “no dejan salir antes de entrar”; ya sea su campo de acción en el metro, en el ascensor de turno, en un portal, donde sea. No tengo un duro para patrocinarlo, pero secundaré la moción con todo mi cariño. Es más, ofrezco toda mi colaboración.
PD.: Abstenerse amantes de jaurías y linchamientos mediáticos. La de APARCAS COMO EL CULO no deja de ser una medida simpática contra canallas del volante. Y provoca más daño el efecto de los infractores que la idea del blog. A otros promotores les recomiendo, antes de actuar: Doce hombres sin piedad (Sidney Lumet, 1957), Furia (Fritz Lang, 1936) y otra más del maestro, El vampiro de Düsseldorf (Fritz Lang, 1931).

Comentarios

Silvia MV. ha dicho que…
Increible lo que se puede encontrar uno en la Red, pareces un profesional del tema.

Lo que no encuentres tú!!
Daniel Seseña ha dicho que…
Gracias, Silvia por tu comentario. Un saludo

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…