Ir al contenido principal

DE PERDIDOS AL MEDITERRÁNEO

He necesitado dos días para digerir la imagen más traída en la portada de los periódicos del martes. Berlusconi, sí, hablo de Silvio. ¿Pero es que estamos locos? ¿De verdad en Italia no hay un proyecto decente en el centro izquierda? ¿Realmente Berlusconi es la alternativa política? No sé de qué me extraño… La realidad es la realidad y los Putin, Mugabe, Bush, Chávez, Jintao y Cía. son una estirpe difícil de asumir, pero existente y dominante al fin y al cabo.

Arrimándome a lo local… Pase que Antonio Burgos opine como opina sobre los nuevos nombramientos de Zapatero (las modistillas...) Al fin y al cabo cobra por ser como es y decir lo que escribe. Pero que el que va a ser investido –si la cordura humana no lo impide- premier italiano se refiera al Gobierno socialista como un Gabinete “demasiado rosa”… Hasta la propia Esperanza Aguirre se ha pronunciado con un contundente: “Éste es el siglo de las mujeres (…). Una de las mejores cosas que ha hecho Zapatero es haber incluido tantas mujeres en su Ejecutivo”.

Más allá de la dentera o grima que pueda producir este personaje sólo por su aspecto (en esto no entro pues salta a la vista lo que pretende parecer), Berlusconi es un político capaz de aconsejar a una joven con trabajo precario que para salir de esa situación se case con un millonario. El mismo que habla de traerse a Ronaldinho al Milán en tiempos electorales… ¡Para que luego hablen de separar política y fútbol! Y el mismo que antes de hablar del rosa Gobierno ZP, asegura que cerrará “las fronteras del país” y establecerá “más campos [de detención] para identificar a los extranjeros sin empleo; y comenzará a devolver “a sus países a los inmigrantes extracomunitarios de los países del Adriático y el Mediterráneo". Ese es Berlusconi.

Me voy a ver Mediterráneo (Gabriele Salvatores, 1991). ¡Hasta mañana!

*La imagen inferior pertenece a Irreverendos. Un blog imprescindible, gamberro, anárquico, caótico e inteligentemente ilustrado con reflexiones, actualidad, viñetas y mucho más.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Atravieso una época reflexiva que me impide expresarme con la libertad que exigen mis tripas. Debe ser un problema más de la edad. Pero, la pregunta no es porqué Italia elige mayoritariamente a un mafioso, sino, qué le pasa a la izquierda y sus seguidores. Si una izquierda progresista, inteligente y justa, no puede con un payaso como Berlusconi es que algo grave está pasando. O ¿estamos equivocados y no es ni mafioso, ni payaso y representa lo que Italia necesita?
Ah! y no me gusta el insulto de la foto. No deja de ser un político elegido democráticamente. (Tengo argumentos para defender lo de mafioso o lo de payaso. No son insultos.)
Daniel Seseña ha dicho que…
Anónimo, estoy de acuerdo contigo en cuanto al insulto de la foto. Nunca he sido partidario del insulto fácil... Digamos que en esta ocasión me he permitido la licencia por ser una imagen de los grandes "Irreverendos".

Pero vamos, subrayo y comento con mis compañeros tu comentario.

Un saludo.
Anónimo ha dicho que…
¿Hay insultos difíciles?
Enrique Bonet ha dicho que…
Daniel, ante todo, muchas gracias por tus comentarios sobre "Irreverendos"...y sobre el insulto de la foto, sólo me gustaría apuntar que en este caso, no se trataba en absoluto de una gansada gratuita; el "montaje" es del año 2006, cuando Berlusconi pronunció alegremente aquella célebre frase: “No puede haber tantos gilipollas que voten a la izquierda”. A lo que nosotros respondimos, simplemente: "!a ver si los gilipollas te van a tapar la boca, so listo"!. En aquella ocasión parece que se la taparon...pero menudo papelón ha debido de hacer la izquierda italiano para que este señor haya vuelto a ganar como lo ha hecho.
Lo dicho, gracias de nuevo, Daniel, y mi sincera enhorabuena por tu trabajo...
Daniel Seseña ha dicho que…
Enrique, gracias a tí por tomarte la molestia de aclararlo. Y francamente me parece un lujo de aclaración. Te digo lo mismo: enhorabuena por tu trabajo.

En cuanto a "Anónimo" que pregunta sobre si existe un insulto difícil... Te contesto: Sí. No sé si difícil o fácil son las expresiones más correctas, pero si se puede descalificar a alguien dialécticamente de un modo más o menos elaborado. Un ejemplo lo tienes en el comentario de Enrique Bonet. Que lejos de 'dibujar' una foto con corta y pega de "gilipollas" ofrece un trabajo detrás que resulta, más que un insulto, una caricatura de Berlusconi.

Y añado, a veces un eufemismo puede doler más que el propio calificativo que encierra.

Gracias.
Anónimo ha dicho que…
Anónimo acepta las explicaciones. de Seseña y Bonet. Este blog me gusta.
Anónimo ha dicho que…
Es un impresentable. Gente tan coprófaga como este individuo, que son la mierda del mundo, hacen que todo vaya como va, ¿democracia? no... la democracia AÚN no existe... Sólo soy un niño de 15 años, pero a pesar de mi corta vida, sé lo que digo por pura experiencia... Espero que todo salga como es debido y que las futuras generaciones no tengan que quedar bajo las órdenes de seres tan raquíticos y caraduras como lo es ZP ó Berlusconi, y esperemos que no hayan más guerras... PAZ!

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza.

El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- el co…