Ir al contenido principal

DELIRIOS DE UNO, VECINOS JODIDOS

El primo de mi amigo Carmelo, me cuenta que su comunidad vive aterrorizada por el mal carácter del vecino del 8º. Se parece muchísimo a Falconetti (William Smith, Hombre rico, hombre pobre, 1976), matiza. Todo comenzó con unas obras sin autorización en la terraza. Durante la reforma, Marisa la “roja” del 6º (60 años de activismo republicano) que vive justo debajo y se encarga de la portería, sufrió un exceso los ruidos. Los albañiles y Cía. trabajaban en fin de semana. El dueño se había ido de viaje durante “la procesión” y no la controlaba. Al parecer, sólo les dio una directriz: acabad cuanto antes. Goteras, grietas y demás fueron decorando el techo y paredes de Marisa. Trató de localizar al del 8º, pero éste no contestaba al móvil.

Denunciado unánimemente por la comunidad, el vecino decidió tomarse la justicia por su mano. La sentencia era clara, tenía que tirar abajo las obras realizadas y su seguro se tenía que hacer cargo de los desperfectos en casa de Marisa. Su interpretación no fue otra que la de ver contra él una conspiración. Ahora, se va de casa y deja la tele puesta con el volumen a tope; otro día deja encendida la cadena de música con temas del Consorcio, Rafaela Carrá y a veces de Amaral. Siempre a todo volumen.

En la última reunión de vecinos se encaró con dos propietarios que se negaron a apoyar su última iniciativa: echar a Marisa por “roja” (esto lo dijo ya al final, cuando la vena del cuello estaba al borde del estallido) y mala portera. También la acusó de haber autoprovocado los desperfectos de su piso. Ni ellos ni nadie le apoyaron. Marisa “es una gran trabajadora, eficaz, nada cotilla y siempre está para todos”. Palabras del primo de Carmelo. El hombre delira y ahora se dedica a ir aporreando las puertas de los vecinos a las 3 de la madrugada. Se hace dos veces el recorrido. Cada vez que se encuentra en el ascensor con alguien le endosa todas sus miserias; si no le siguen el rollo se arranca por exabruptos. Se arrima mucho y amenaza.

Y así lleva esta pequeña comunidad 1 año.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Soy canario y uno de estos días comienzo obras en mi vivienda. Vivo en un ático y mi vecino de abajo es el presidente de la comunidad. El magnífico relato de Daniel Seseña me ha puesto los pelos como escarpias. ¿Acabaré como su prota arrimándome mucho a mis vecinos y amenazándoles?
Daniel Seseña ha dicho que…
Estimado anónimo, mi intención no era sembrar el pánico... aunque por tu disposición vecinal, esperemos que no se repita la historia. De todos modos dos apuntes: uno, me da a mí que no sufres delirios como el del personaje al que me refiero (que existe aunque haya envuelto la "crónica" en una ficción de cosecha propia).

Y dos: estoy seguro de que si ocasionas algún daño, no verías conspiraciones ajenas y lo remediarías. Me equivoco?

Y por último, en mi relato he omitido detalles más desagradables y mezquinos del tipo en cuestión.

Suerte con las obras!

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza.

El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- el co…