Ir al contenido principal

ESPAÑA SE ROMPE... EN EL TAXI

Hace unas horas que me he cogido un taxi y vengo muy sorprendido... Por qué. Os lo cuento. Antes os describo el paisaje que será el detonante de la historia. Estamos parados en un semáforo (Alberto Alcocer con el Paseo del Castellana) y nuestra derecha una madre gitana y su hijo intentan coger un taxi, parece que sin éxito. Nadie los para. Se abre el semáforo y nos vamos. Tras el primer minuto de silencio, el conductor decide arrancarse: “La verdad, yo no es por ser racista, pero no suelo subir gitanos al coche. Un día se bajaron sin pagar, otro me robaron”. Hasta aquí todo normal. Sus palabras parecían moderadas, en efecto no había racismo en ellas, sino reacción por la experiencia con un determinado grupo de gente. Así pues le apoyé con un: “Normal”.

Pasado otro minuto, nos paramos en otro semáforo (Sor Ángela de la Cruz con Orense). A nuestra izquierda dos amigos marroquíes cruzan la calle. La conversación entre el taxista y yo no había ido a más, pero aquí comenzó el monólogo fuerte. Me dice: “Pues qué le voy a decir, a mí estos moros no me gustan, son un atajo de vagos que ya me gustaría verles trabajar de verdad (...) ¿No vio el otro día en la tele cómo les sacaban robando en la Puerta del Sol? (...) ¡Qué cabrones!”...

Yo no podía reaccionar. Me pilló espeso, porque ante unas palabras así suelo contestar. Pensé un poco, respiré. Pero él seguía a la suya y no paraba de introducir la coletilla: “Y de verdad que no soy racista”. Continuaba contando (ya iba por el 8), oyéndole, respirando, pero ya no escuchaba el discurso Losanto-COPEtista de siempre. “A mí cuando un sudamericano de esos, me viene...”. Bla bla bla... Ahora ya, ni le escucho...

REACCIÓN


Cuando estamos a la altura de Emilio Castelar miro a mi izquierda y me encuentro la señal (la tenéis en la imagen). Por fin reacciono. En una reflexión fugaz me dije para mis adentros: ¿Voy a discutir con éste señor? ¡Al contrario! Entonces es cuando empieza mi show y le contesto: ¿Sabe qué le digo? Que es usted un blando... Mire, yo a esta panda de hijos de puta les llevaba, no a un penal, sino al paredón... Sí, al mismo sitio al que habría que llevarse a todos los rojos de mierda, a los maricones y a los apestosos negros. Si José Antonio viviera, no el puto blando paleto de Franco, se iba a enterar esta gentuza... como el Zapatero y sus ministras de pacotilla. ¡Qué asco! ¡Rojos de mierda! Y así termina mi monólogo.

Se hizo el silencio... Y segundos después me dice el taxista: Bueno, ¿tampoco es eso, no?

Comentarios

Diana ha dicho que…
Hola
Caray!. vaya reacción!
Loque daría yo por ver el careto del taxista!
Seguro que empezó a dejar un olor un poco molesto!
De verdad que me encantaría verle la cara
Se lo ganó, bien por tí niño!
No sé cómo es tu físico, pero me gustaría que fueras alto, formido y con tu pelo rapado!
Al taxista se le habría quitado las ganas de seguir con su perorata.
Un biquiño desde galicia.
Daniel Seseña ha dicho que…
Bueno, también me sorprendí yo de mi reacción. En el post sólo está la parte suave. El taxista era más desagradable de lo que le he descrito. Sólo me quedaba esa opción si quería callarle. También podía haber optado por callame yo, pero no pude.

En fin, parece que ese día, el tipo reflexionó.
Gracias por comentar, Diana.
Un abrazo.
FranciscoJ ha dicho que…
Bueno, Daniel, a los taxistas siempre es mejor no llevarle la contraria... por lo que pueda pasar. Tengo la experiencia de que a la gente de provincias nos la juegan y nos sacan la pasta, así que es mejor darles la razón como a los locos. Y hasta luego lucas.

Saludos desde Granada
Paco

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…