Ir al contenido principal

JUAN CARACOL... ¿GAVIOTA?

A veces va uno embobado por la calle y se pierde miles de detalles que tiene ante sus narices…Yo soy, en la mayor parte de mi tiempo, uno de esos tantos. Pero también tengo la capacidad de despertar y ser consciente de algunas cosas. Por ejemplo, esta mañana mientras paseaba a mi perra –pensaba que lo hacía mitad despierto mitad sobadillo- me topé con una imagen única en su especie. Es la que tenéis ahí al lado. Sé que no es de buena calidad… Pero es que aún no me he subido al carro de los 5 píxeles en el móvil.

Un caracol avanza hacia abajo por el escaparate de un Wall Street Institute. ¿Será el que lleva la capturadora? En los días de lluvia suelen salir de las jardineras, se pasean por las acera, los más ágiles consiguen 'patearse' una manzana, pero la mayoría terminan haciendo juego con el suelo, vamos, reventados.
¡Y mira que su baba se cotiza bien hoy! Olvidados, denostados y babeados, los caracoles nos recuerdan que la vida puede digerirse sin prisa, con o sin calma. ¿Pero qué pasa con el amigo del escaparate? ¿Qué nos quiere decir? ¿Será la versión invertebrada de Juan Salvador Gaviota?

Con intención o sin ella, nuestro protagonista se ha salido de sus esquemas, ha partido de su caverna platónica para no ver más pies como sombras, y sí tener su propia perspectiva de la vida desde lo alto y vertical de un instituto de inglés. ¡Olé sus… antenas!

PD.: A todo esto; al final va mi perra y me ladra: ¡Oye, que estoy aquí! En fin...

*Esta imagen-historia está tomada de la esquina que cruza las calles Costa Rica con Chile.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Qué bonita alegoría de la alegoría de la caverna y de la de J.S. Gaviota también! Seguiré mi comentario, esto es sólo una inroducción.
Anónimo ha dicho que…
El caracol, siempre ha sido utilizado como símbolo. Son lentos,llevan su "casa" encima, babean, dejan rastro, tienen cuernos, son hermafroditas, se dejan ver en la calma tras las tormentas, viven en el campo, se alimentan de plantas. ¡ Qué diablos hace en la calle O'Donell de Madrid ese caracol arrastrándose por el cristal de un escaparate en el que parece exhibirse un lujoso automóvil! ¿No será un spot publicitario...?
Daniel Seseña ha dicho que…
No sé si pertenecen al mismo Anónimo los comentarios... o no, en cualquier caso. Gracias por dejarlos. Se agradece mucho.
Anónimo ha dicho que…
Lo que yo si sé es que el segundo anónimo no lee con calma, como haría un caracol, los artículos de Daniblog. El escaparate es de Wall Street Institute, no de automóviles, y la calle no es Oddonel, sino Joaquin Costa con Chile.
Bueno, lo que quería decir es que estaría bien que apareciera un caracol con la cara de S. Freud...
Anónimo ha dicho que…
Me gustaría estar "lonely looking sky", como cantaba Neil Diamond en la película John Livingstone Seagull, para poder ver desde alli dónde hace esquina Joaquín Costa con Chile, es que no lo visualizo ni a tiros; pero como en realidad estoy pegado a un cristal y paseando lentamente como caracol Gaviota pues no puedo encontrar ese lugar.
Daniel Seseña ha dicho que…
Anónimo 5, tienes toda la razón. No sé qué tipo de lapsus me habrá llevado a escribir Joaquín Costa en lugar de Costa Rica. Corregido el error, gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…