Ir al contenido principal

LA ELEGÍA DE MISS WASABI ¡MAESTRA!

No soy crítico de cine, pero me voy a arrancar por elogios. Gracias Isabel Coixet por haber aceptado el encargo y por habernos regalado esta joya cinematográfica titulada Elegy. Tampoco soy un cinéfilo, pero gracias a mis padres llevo viendo cine desde niño. Hoy son muy pocos los fines de semana que no compro un par de entradas. Y si falto, siempre está el DVD. Pero dejaré de intentar dar algo de peso a mi impresión sobre la película para hablar de ella directamente.

Es evidente que la base de Philip Roth es sólida y dota de profundidad y ágiles análisis a cada diálogo de la película. No estamos hablando de una historia erótica entre un profesor sesentón y una lolita universitaria; que es lo que parece vender el trailer. Afortunadamente va mucho más allá. Tampoco trata de las típicas reflexiones de un señor que apenas es consciente de su incipiente ingreso en la tercera edad. Por supuesto que no. El entramado es mucho más complejo y sencillo que eso –valga la paradoja-.

Nada es absoluto, las tendencias maniqueas quedan desterradas. Un brillante escritor, profesor universitario y mago de la palabra (Ben Kingsley) lleva una vida solitaria y alejada de compromisos sentimentales y/o familiares (entendiendo el concepto familia en el sentido más ortodoxo de la palabra). Comparte escenario con un amigo fiel y reconocido poeta (Dennis Hopper) con el que intercambia (sin prejuicios) impresiones sobre la madurez – inmadurez con la que afrontan el paso del tiempo (que no da tregua miremos donde miremos). También aparece en escena una amante fiel e itinerante (Patricia Clarkson), de vuelta de todo y con un próspero negocio entre sus manos. Sus encuentros sexuales y catárticos se asemejan al ‘metrónomo’ de Marcel Proust en En busca del tiempo perdido. Con presencia perenne, irrumpe en su vida el hijo (Peter Sarsgaard) que resentido por el abandono en la infancia, llama a su padre cada noche para volcar sus miserias sobre él. Interesantísima y vital es la evolución (y giro) que vive esta peculiar relación padre – hijo. Y claro está, nos encontramos a la amante universitaria protagonista: Penélope Cruz. Está tan bien dirigida que te olvidas de quién es la actriz. Su personaje trasciende y crece. Para mí (con permiso de Almodóvar y previo visionado de la peli de Woody Allen), su mejor personaje. Nada histriónica, natural, logra enamorar por la sencillez y no tanto por lo visual (la belleza salta a la vista, pero no en primer plano). Y por supuesto, el giro que pega su relación con el profesor es magnífico, sublime.

Coixet hace suya la película. Trata con espectacular mimo cada plano, son cuadros (en el mejor sentido de la palabra) en sí mismos. Poesía visual. Las miradas, los gestos, los silencios, la luz tenue, los paneos (deslizamiento del plano sobre el sujeto u objeto que está captando la cámara) de transición de una secuencia a otra… Un todo, que unido al peso argumental, dan como resultado un film imprescindible y de los que hay coleccionar posteriormente en video, dvd o blue-Rayteca.

Alguno dirá: pues para eso me voy a una exposición de audiovisuales… Pues no, amigo. Por mí puedes hacer lo que te dé la gana. Pero te perderás una película de esas que invitan a reflexionar, entretienen e hipnotizan. Con el sello claro de Coixet, la película está adaptada con maestría. El universo de Roth coexiste y se funde equilibrada y armónicamente con el de Miss Wasabi.

¡Enhorabuena y gracias, Isabel Coixet!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Me ha encantado la película y tu artículo. Enhorabuena a los dos!!!!
Anónimo ha dicho que…
Hola Daniel

Justo estuve también este fin de semana viendo la pelicula, y si me parecio fascinante toda ella, tambien me lo ha parecido tu forma de resumirla y expresar lo que es, y lo que podía haber sido, y gracias a una buena dirección no fué, sino que derivo en mucho más..

Ya tengo una buena crítica escrita para mandar a mis amigos y que se animen a ir a verla

Espero sigas escribiendo muchos más post sobre peliculas que veas!

Un saludo!!
Daniel Seseña ha dicho que…
Bueno, gracias! Os agradezco la crítica de la crítica. La verdad es que es un peliculón, como digo, de esos que merece la pena coleccionar.

Espero que para la próxima -espero que sigáis entrando en mi rinconcillo bloguero- superéis el anonimato.

Gracias sinceras.
Dani

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…