Ir al contenido principal

UN AÑO DESPUÉS... ¿LA VERDADERA TRAMA DE "LA PLAZA DE LA DIGNIDAD"?

¿Recordáis el circo que se montó hace -más o menos- un año en la Plaza de la República Dominicana (Madrid)? Os lo recuerdo brevemente: un día apareció un ramo de flores en una de las jardineras de la Plaza; al día siguiente había dos más dos velas... horas después: una docena de ramos. El motivo parecía claro, con De Juana Chaos tonteando con los medios y con el Gobierno, había que recordar a los 12 guardias civiles que murieron en esta plaza por el atentado del etarra en 1986. El Mundo dio una de las primeras crónicas: "Ciudadanos anónimos depositan flores en una plaza de Madrid por las víctimas de De Juana".

Pronto, las floristerías de la zona, más los venderores ambulantes que olieron el filón floral, hicieron su agosto. También los "Todo a un euro" del distrito, que no hacían más que vender banderitas de España. No hay quien compita con los chinos en cuestión de producción rápida y además de insignias nacionales sacaron a la venta otro producto: un soporte para poder anclar las banderas en el coche o en cualquier lugar... Un éxito. El resultado: un cementerio adornado con banderas, velones y carteles con mensajes... imposibles. No olvidemos los tenderetes del PP regentados por sus militantes para pedir firmas ni las idas, ni la idas y venidas de políticos y medios de comunicación a la zona. Y un nuevo nombre: LA PLAZA DE LA DIGNIDAD.

Y antes de desvelar el verdadero motor de esta película, o cuadro, un apunte: desde el atentado de 1986 ningún político se había pasado, al menos oficialmente, por esta plaza. Tampoco había habído propuesta alguna ni del PSOE ni del PP para poner una placa conmemorativa... nada de nada. El año pasado, qué casualidad, rebrotaron los recuerdos.

He titulado este post LA VERDADERA TRAMA DE "LA PLAZA DE LA DIGNIDAD" no porque realmente la conozca... Para los que vivimos en la zona era una incógnita el cómo empezó todo. El caso es que he podido conocer un testimonio de una persona que confiesa haber sido el responsable. Resulta que Mario -vamos a llamarle así, porque no quiere revelar su nombre real- estaba esperando en el Vips de Príncipe de Vergara a su chica. Iba a pedirle que se casara con él. Tenía el anillo preparado y un tremendísimo ramos de rosas rojas. Sara llegó, entró en la sala de no fumadores, del Vips y se sentó ante Mario. "Estoy con otro", ya no te quiero. Sara fue certera. Desapareció. Sin poder reaccionar, Mario salió a la calle con el ramo y el anillo... ¿Ya os lo imagináis, no? Cabreado, tiró las rosas rojas sin pensar dónde lo hacía, y por supuesto, desconociendo las consecuencias... En la misma jardinera de la Plaza de la República Dominicana fueron a parar sus lamentos y sus intenciones nupciales.

La misma noche, una señora paseaba a su perro y observó el espectacular ramo sobre la jardinera de la plaza. Como venía 'con la mochila política cargada' e indignada por las huelgas de hambre de De Juana, pensó que alguien había tenido la dignidad de acordarse de los asesinados por el etarra. Subió a su casa, cogió unas flores que sus nietos le habían traído ese mismo sábado y una vela roja, y bajó a depositar sus ofrendas a la plaza...
*La historia es una completa ficción basada en una conversación que escuché en los alrededores de la Plaza.

Comentarios

Carolina Yerena ha dicho que…
Como si de verdad se tratara de unas Novelas de Ficción... es impresionante como pasaron estas cosas en la vida real...
saludos.
Daniel Seseña ha dicho que…
Ahora que vuelvo a releer el relato, gracias a tu comentario, recuerdo que fue realmente absurdo todo lo ocurrido, sí. Con todo mi respeto a las víctimas reales, que quedaron muy ocultas bajo el odio de algunos.

Saludos

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

Es madre, atleta y pinchadiscos (a partir de las 00 horas, cada día de su vida). Y al mismo tiempo es alguien. Nadie en concreto, sencillamente alguien; que es mucho sin ser nada. Lo lleva bien y mal, regular y como puede. Su hija Sandra sigue sus pasos de cerca. Y lejos quedan los pasos que ambas dieron para encontrarse en aquel país africano donde se conocieron; que siempre estará más cerca de lo que dicen... y menos de lo que creen.

Fábula y Sandra viven una vida que nunca -cada una en su fuero interno- pensaron que vivirían. Fábula buscó a Sandra y Sandra encontró a una madre de fábula. Fue casual, pero no. Y ahí están imprimiendo una vida con todos los colores que tienen a su alcance; y usando sólo el blanco y negro para ocasiones sensacionales. Viven sin parar y no miran hacia atrás, salvo lo necesario para poder vislumbrar lo que tienen delante... Que es lo que cuenta, sin menospreciar el presente.

Mucho han trabajado para estar donde están; mucho más han sufrido lo que no pensab…