Ir al contenido principal

LLEGAR, NO LLEGAR... A POSTEAR

En la soledad que implica alimentar un blog diariamente, muchas veces se encuentra uno con cincuenta mil paridas en la cabeza que no sabe como gestionar. Unas son auténticas reflexiones encubiertas que sorprende a propios y extraños; otras –como digo- chorradas netas. Pero gusten más o menos, lo que sale del teclado, previamente procesado por el cerebro, lleva un trabajo que, en mi caso, mimo con esmero. Ahora bien, es inevitable en ocasiones sentir cierta frustración por no poder llegar a toda la gente que me gustaría. En este arte hay auténticos magos de la distribución.

Un tipo que, primero por lo interesante de sus textos, fruto del talento, y segundo por su hiperactividad y colección de conexiones, transmite y llega a miles de conectados, es César Calderón y su alter ego bloguero NetoRatón2.0. Otro ejemplo es Rosa J. Cano. Una máquina de divulgar contenidos reflexivos, informativos y que enganchan. Más, Albéniz y su Descodificador. Corrosivo con la tele, audaz en su aportación de alternativas a la caja tonta y lleno de ingenio con sus metáforas. Toda mi admiración para los mencionados, también para: El Mellizo, Tu Experto, La huella Digital, Rafael Estrella, Eduardo Madina, Fernando Berlín, La Cárcel de Papel, Mauro Entrialgo, Andrés Calamaro, Bigas Luna, Pedro Jiménez, El escorpión, Fernando Jáuregui, Cármen Sánchez Carazo, y bueno, muchos más que no menciono.

Hoy, influido por la celebración del Salón del Cómic de Barcelona, estaba navegando, blogueando… Pensaba en el verbo “llegar” cuando de pronto me topo con una bitácora que me ha dejado a cuadros. Es original sin duda, sobre cómic también. Es posible que para los locos del tebeo esto no les suene nada nuevo, pero para mí, que soy un profano de la viñeta, me ha llamado mucho la atención. Hablo del blog del niño gilipollas. No es que esté precisamente actualizado, pero la movilización que han logrado por encontrarlo –al niño gilipollas- es tremenda.

Es un concurso que consiste “hacer todo lo posible por encontrarlo”. Y las bases las tienes en www.jabcomics.com. Por eso, el autor pide la colaboración del usuario para distribuir el cartel en blogs, webs y demás. Para ello te ofrece una versión imprimible. Y dice “Si lo haces mándame una foto a jabcomics@gmail.com, dime en qué ciudad está y la pondré en una galería del blog”. Dicho y hecho, en el blog encuentras unas cuantas fotos de su… llamada. Te recomiendo que entres, eches un ojo a la web y veas, por ejemplo, este vídeo. No tiene desperdicio.
Y volviendo al principio, comentaristas fijos y anónimos como Anónimo 1, Anónimo 2 y Anónimo ocacional, que nunca fallan, hacen que merezca la pena estar aquí cada día. Sus sabios comentarios impulsan. Gracias.
En fin: ¡Salud y aceptación!

Comentarios

Vinho ha dicho que…
Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Vinho, I hope you enjoy. The address is http://vinho-brasil.blogspot.com. A hug.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…