Ir al contenido principal

UN SÁBADO DE GOYA, GRAN INFORME

El fin de semana es corto, muy corto. Muchas cosas que hacer, acumuladas durante la semana, llega el sábado-domingo y apenas saboreas sus segundos (sus frames, como dirían los operadores de tv). Muchas exposiciones que ver, muchos libros que leer, más películas almacenadas en el disco duro del DVD y otras tantas en la cartelera; amigos con los que quedar, excursiones por hacer, azulejos que elegir… Bueno, esto para los que nos metemos en reformas al no poder vender y asumir un cambio de casa.

No sé cómo lo conseguimos, pero al final cuando llega el lunes y el martes, algunos logramos arrancar con la sensación de haber aprovechado al máximo el corte de semana. Y así es… Pero no quiero hablar de todo lo que puede llegar a cundir un sábado, sino de esos pequeños momentos que, a priori, apuntan a “tiempos muertos”. Por ejemplo, la noche del sábado. Tras un día intenso de actividad (lectura matutina de periódicos, museos, pavimentos, gimnasios…), llegas por la noche a casa y al finalizar una gustosa (‘desconectante’) cena, tienes muchas opciones para apretar en el mando a distancia… Y lo disfrutas sólo por el hecho de poder saborear ese instante en connivencia con tu sofá y/o sillón.

Sabes de antemano que no vas a encontrar nada en la tele que te guste. En la tele generalista me refiero. Y como lo sabes, lo asumes y como lo asumes, sabes cómo prepararte y disfrutar de lo que hay… Bien con una peli o bien con alguna serie del canal satélite. También puedes coger un libro o bucear por la red, pero en mi caso reconozco que –por el momento- a esas horas suelo decantarme por los contenidos televisivos.

Este sábado, el 12 de abril, me llevé una de esas gratas sorpresas sólo equiparables –se me ocurre ahora mismo- a un Viña Ardanza (uno de mis vinos favoritos). Era pronto y tuve la suerte de dar con Informe Semanal. Beatriz Ariño (periodista y presentadora) daba entrada a su reportaje sobre GOYA, EN TIEMPOS DE GUERRA. Y es que coincidiendo con el bicentenario de la Guerra de la Independencia, el Museo del Prado inaugura hoy 15 de abril una gran exposición sobre Goya en torno a sus dos grandes lienzos sobre 1808, recién restaurados, “La carga de los mamelucos” y “Los fusilamientos del 3 de mayo”.

Si queréis deleitaros con un reportaje de esos en los que se respira cultura, periodismo, sensibilidad, entretenimiento y amor al arte, no os lo perdáis. Y una entrevista como hilo conductor, interesantísima. Manuela Mena (Jefa conservación de la pintura de Goya) nos habla del pintor desde un punto de vista muy ‘fresco’.
Según me ha dicho de pasada la directora del programa Alicia Gómez Montano, dedicaron a la pieza dos semanas de rodaje. Un valor añadido, sobre todo, cuando sabes que lo que se va a emitir no va a superar los 8 minutos… Ya no os cuento lo que vale para los que hacemos Cámara Abierta 2.0, que apenas podemos pasar del minuto y medio para contar algo. Lo que veréis es exclusivo pues (como dice el off nada más empezar) “pocas veces dejan grabar un momento como éste”… Se refiere al traslado de los cuadros de Goya. No digo más... ¡Que lo disfrutéis!

VÍDEO: GOYA, EN TIEMPOS DE GUERRA

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Gracias Daniel por traer a la página de hoy el informe sobre Goya, es totalmente insólito ver ese traslado. Cuando algo interesante se nos escapa resulta estupendo que te lo cuenten pero verlo es mucho mejor. Gracias de nuevo.
Fan nº 1(ó 2)
Anónimo ha dicho que…
Bueno pues ya somos dos los agradecidos a Daniel Seseña por el simpático artículo y el enlace a Informe Semanal.
Y el agradecimiento a Goya, ese genio conmovedor, testigo del final de una era y víctima de las contradicciones de una época que todavía nos marcan.
Por cierto, ¿cuándo van a quitar al crucificado de la mesa, en la que sólo debía estar el libro de la Constitución, en la ceremonia, solemne ceremonia, en la que los miembros de nuestros gobiernos prometen, se comprometen, a cumplir las leyes y guardar secreto de sus deliberaciones?
Esto ni es un pais laico, ni cristo que lo fundó.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…