Ir al contenido principal

ARRIBA, ABAJO, ADENTRO, palCENTRO

El otro día un amigo me contó un sueño... Me dio permiso para postear con él. Resulta que era invisible y le hacían una entrevista en la Noria (Tele5). El público, animado por un regidor, no para de aplaudir sin que diga nada –nada interesante ni no interesante, simplemente nada-. De pronto pierde la voz y Jordi González -que no era Jordi González sino Gustavo Adolfo Bécquer- le dice: No te preocupes que ya interpreto yo tus gestos. Una de las invitadas, Terelu Campos -que sí era Terelu Campus- se mofa y le suelta: Qué transparente eres, Paco. De pronto, Paco por fin recupera la voz y grita: Soltadme monos de mierda. En ese momento deja de ser invisible y se mimetiza con Charlton Heston, lleva el atuendo de El planeta de los Simios.

Jordi Bécquer se ríe y se sorprende; recibe una instrucción que le llega al pinganillo (ese utensilio que los presentadores se colocan en la oreja para comunicarse con el director del programa)… silencio sepulcral. Gustavo Adolfo González mira a Paco Heston. Bien, dice, paramos unos segundos, tenemos que ir a publi. Paco se levanta, le desaparece medio cuerpo y amenaza con irse si meten anuncios...
...Se vuelve a hacer el silencio. Jordi –que sigue sin ser Jordi- recibe nuevas instrucciones. Muy rápido invita a Paco a sentarse. Seguimos, luego retomaremos los consejos publicitarios. Dinos, Paco ¿Cómo te sientes? Apunta Terelu: Como un gilipollas. Responde Paco: bueno, no exactamente, me siento como un mono de feria en cuerpo ajeno.

Cambia de escenario. Ahora Paco es Chanquete y se sienta en otro plató… el de Ana Rosa Quintana. Pero no vemos a la presentadora, sino a Imperio Argentina que le despide -como si llevara una hora de entrevista-: Te deseamos toda la suerte en Génova. Gracias, dice PacoChanquete, pero lo único que quiero es conservar la Dorada… Imperio no le escucha y pide al público un fuerte aplauso para él...

...Se hace el silencio, la imagen se congela y vemos a un Risto Mejide en 3D que surge de entre los aplausos. Se levanta y le dice a Paco: eres una decepción, un desgraciado, un tolai, mira cómo ha acabado Pancho (con una foto de éste en la mano, pero el rostro es el de Ángel Acebes) por tu culpa. PachoChanquete se lamenta, se levanta ante Risto, que ahora tiene el aspecto de Aznar y replica: ¡Mi nombre es Mariano Rajoy, tú mataste a mi padre, prepárate a morir! Y lo repite una y otra vez, hasta que al final Aznar -y sus once dedos- tropieza, cae al suelo y se fulmina como los vampiros cuando les da el sol.

Después de este último plano, mi amigo que no se llama Paco sino Ernesto, se despertó y se fue corriendo al banco a pagar la Renta. Creo que le sale a devolver. Si esto es un sueño real, que venga Freud y se lo haga mirar... Y después, que me lo cuente por favor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…