Ir al contenido principal

DESVELADO, PRESENTE Y FUTURO

Se había pasado la noche en vela, pensando en si estaría todo bien... Un lexatín, dos y hasta tres cayeron a lo largo de la madrugada. No cerraba los ojos ni harto ansiolíticos. Aceptó la situación y en lugar de contar ovejas, Mario se puso a repasar ríos, provincias españolas y capitales europeas. Seguía sin dormir, y aunque no lo pretendía se alteraba; decidió contar hasta 1.000, después hasta 2.000, y así hasta 5.000, en 5.004 se aburrió y empezó a construir una lista de las mejores películas: Mad Max, Acorralado, Un tango en París, Holocausto Canníbal, El último Americano Virgen, la saga entera de Porky's, A tope, El Currante, Harry La Sucia, Star Wars... Llegó a 113, y resignado continuó con listas de música, anuncios favoritos, las 100 mejores mentiras, las chicas con las que había estado...

Cuando aparecieron los primeros rayos de sol se durmió y a los cinco minutos... Todo cambiaría para él. Sin ser consciente de dónde estaba y del camino que había recorrido hasta llegar ese punto 'geográficoemocional', iba a meterse de lleno en otro planeta; él pensaba que voluntariamente y así era en parte, pero la inercia es poderosa y gobierna siempre. Ahora llegaría la primera parte del PROCESO.

Todo había sido un sueño o una pesadilla, le despertó el teléfono. Las notas ya están publicadas, le dijo el Pecas. Entró en Internet y comprobó que había aprobado la selectividad; el Pecas también. Respiró, saltó, gritó... ahora Mario entraba en la antesala de la vida de los mayores.

*Dedicado a todos aquellos... que empiezan. Y me rindo ante la mirada de Forges que os paso bajo estas líneas.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Qué nimia parece en la lejanía y qué difícil es sin embargo esa primera prueba ¿verdad?
Ánimo a todos los que pasais a diario "exámenes Pau" y a los que los vais a pasar en Junio. SUERTE
Ladefilosofía

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.