Ir al contenido principal

LEEMOS, NO LEEMOS... DESHOJEMOS

Me pasa Nacho de la Fuente el enlace a un post de Pisani en Soitu.es. La entrada, bajo el título NO LEEMOS, dice así: Nos conformamos con recorrer o barrer (scan, en inglés) los textos que nos presentan online. Esta afirmación, formulada desde hace tiempo por Jakob Nielsen, el gurú de la usabilidad (véase esta investigación anterior), ha sido recientemente confirmada, una vez más, por un estudio que aporta algunas precisiones útiles (…)Por lo demás, leemos el 20% del texto de una página media (600 palabras en el test en cuestión)…

Es muy interesante el tema y creo que merece cientos de comentarios; no necesariamente bajo mi texto, sino con nuestros compañer@s más cercanos, amigos… y que de ahí trascienda a todos los ámbitos posibles. No paro de darle vueltas. Seguramente es así (me encantaría que no), y seguramente los audímetros recogen la mayoría de los gustos televisivos; es posible que un reality presentado por los Hermanos Calatrava tendría más éxito que la reposición de Doctor en Alaska; muy probablemente terminemos con agujetas en los pulgares (por aquello de apretar botones del móvil o de la PSP) en vez de sufrirlas en los ojos por exceso de lectura. Y hay serias opciones de que (exagero y no me lo creo) que el futuro sea como el que plantea Idiocracia (Mike Judge, 2006).
Todo tiene su longitud, su función, duración, sentido y trayectoria. De igual modo que hay libros eternos, soporíferos, mortecinos, susceptibles de ser resumidos en 20 páginas, existen largometrajes que no han aceptado su condición de corto... Al igual que pasan cortos que podrían aspirar a ser largos. Y por lo tanto cuelgan posts que son larguísimos y otros que deberían ser ampliados. Ah, y si un día estás en blanco y no tienes nada que decir, pues no escribes.
¿En el equilibrio está la clave? También es cierto que de pequeños no nos gusta –normalmente- algunos platos ni las pelis donde ves crecer la hierba (algunas ni de mayores), ni mucho menos el Jazz, o beber vino ni cerveza; pero crecemos, nos educan y lo más importante: hacemos esfuerzos… Y es que no creo que todo en la vida aflore sin forzar, necesitamos empujones, impulsos… incentivos. Por favor, como le decía al grandísimo periodista y blogger Nacho de la Fuente, si alguien piensa que mis posts son un tueste infumable, o sencillamente que deberían ser más cortos, que me lo escriba. Lo pido sinceramente.

¿De verdad sólo leemos el 50% de la información cuando el número de palabras es inferior a 111? Seguramente. ¿Y? ¿Y ahora qué? Leemos o no leemos...

¡Salud, y lectura, que no muerde!
PD.: Nacho, reflexiona, pero no tardes mucho... Tus posts son esenciales para esta inquieta blogosfera.

Comentarios

Nacho de la Fuente ha dicho que…
Dani, volveré, no te preocupes. Pero me hace falta cargar pilas para postear con más fundamento. Tiempo al tiempo.

Un abrazo!!
Anónimo ha dicho que…
Algunas veces si eres un poco tueste, como en este. Te has pasado, tío.
MUCHOTUESTE ha dicho que…
Ni caso. Estos cansa'os de todo no merecen la pena. Que se tome la molestia de explicar, explicarse, lo del "tueste" y por qué un poco. Cuáles son sus medidas.
Anónimo ha dicho que…
Creo que no es el concepto "largo" lo que cuenta. Más bien sería el de "alargado".
Si es una idea, cuantas menos palabras, mejor. Si es poesía, las precisas. Si es una historia, las necesarias.
Anónimo ha dicho que…
Me animo a escribirte por que Pisani es un tipo que hace tiempo debío morir...no leemos no es cierto...sólo no leemos lo que como el escribe es un coñazo barbaro... y ya es hora de decirlo...Pisani goodbye

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.