Ir al contenido principal

POLI FORENSE DE SÍ MISMO



¿Pero es que no aprendemos? ¿No hay suficientes antecedentes de fama-drogas-al lodo? Cómo puede ser que con la cantidad de ejemplos en cine, noticias diarias, mitos, etc algunos sigan cayendo en lo mismo. Está claro que los vacíos personales no entienden de glamour, de pasta ni de egos artificiales. Parece mentira que algunos no aprendan.

A esa interminable lista compuesta por, entre tantos, River Phoenix , Elvis Presley,
Jimi Hendrix, Whitney Houston, Amy Winehouse , Britney Spears , Andrés Pajares , y yo qué sé cuántos más, se une ahora Gary Dourdan (Warrick Brown, el afro-mulato de CSI Las Vegas)… Al cual han detenido por consumo y posesión de coca, heroína y algún que otro caramelito LISÉRGICO más.

Hace menos de un mes leía en El Mundo que “Gary Dourdan no renueva en CSI: Las Vegas”. ¡Qué putada me dije! Si es pieza clave, como su jefe o los demás. Y hoy me entero de que el lunes al amanecer la policía de Palm Springs (ciudad turística en el desierto a unas 100 millas al este de Los Ángeles) se ha llevado a galeras al actor. Le encontraran dormido en el asiento del conductor de un coche aparcado… En el lado equivocado de la carretera con la luz interior encendida. Dourdan parecía estar desorientado y "posiblemente bajo la influencia del alcohol y/o drogas" cuando se le aproximó un agente. En fin, hasta aquí quiero leer.

Sí, alguno me dirá, cómo se te ocurre mezclar a “churros” con gualtrapas… Pues ya ves. Yo no soy quién para dar lecciones a nadie, no soy ejemplo de nada ni mucho menos. Sencillamente, me asombra y me decepciona (en algunos casos; en otros ni me importa como es el caso de Britney Spears, pero la menciono por la actualidad que representa) que alguien con tantos recursos (aparentemente) pierda el horizonte de ese modo.

Sé que nadie está a salvo de caer en desgracia, cualquiera en un momento dado puede sufrir un ‘cortocircuito’, una desconexión y perder la cabeza en Marte. Pero cuando se tiene acceso a una vida sin preocupaciones económicas, a una vida en la que poder disfrutar de horas libres, reflexionar, ponerse en manos de los mejores psicoanalistas, leer un buen libro frente al mar en cualquier hotel de lujo… pues francamente, me mosquea. Igual no es la mejor forma de expresarlo, pero así me sale, amigos. No quiero hacer demagogia, pero a cuánta gente le gustaría -como dice Helen Hunt en Mejor imposible- que su problema fuera qué coche elegir para ir a Baltimore.

Considero que la Historia está plagada de ejemplos y decepciones… No sé si algún día tendré un duro de más que me enloquezca, pero os aseguro que antes de entregarme gratuitamente al lodo, me iré directo al “tuercas” a que me revise y me diga por dónde tirar, y evitar así tirarme a la basura.

Comentarios

JULIANO ha dicho que…
El ser humano es un misterio lleno de contradicciones. La necesidad de reconocimiento puede desquiciar y la autocomplacencia o narcisismo también. Esta es una de las tensiones entre las que nos movemos. Hay muchas más. La máquina perfecta no existe. No hay fórmulas mágicas, NI RELIGIONES SALVADORAS. Hay que trabajar dia a día sabiendo que somos iguales a los demás, pero no idénticos. Juliano

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…