Ir al contenido principal

SEÑOR LIBRO E hijos VIRTUALES

Si os apetece pasar un rato frente al pc, en lugar de invertirlo en ver la tele u otros menesteres, os recomiendo que os paséis por ENVUELTOS EN LIBROS. El blog de los que “leemos libros porque en casa nunca tuvimos televisor”. Aunque el último post está escrito el 23 de abril, trastear por sus páginas es un placer de rabiosa actualidad. Te ofrece lectura, canciones sobre libros, sus discos viejos de coleccionista … Y el porqué de la existencia de esta bitácora tan interesante. De casualidad, buscando nuevos y viejos títulos literarios por la blogosfera, me encontré con ésta. Pero si queréis descubrir más direcciones sobre libros no dejéis de entrar en la wiki de Escolar: Blogs literarios y sobre libros .

Por supuesto, como dice el título de mi blog, admiro la obra de Paul Auster, entre la de otros autores. Aunque es cierto que ahora bautizaría estas páginas con otro nombre. Pero bueno, digamos que uno se ha visto arrastrado por los hechos, los enlaces que apuntan aquí y la evolución diaria y al final… pues mira, Mr.Vértigo se queda encabezando esta pequeña barcaza. El caso es que os cuento esta milonga para recomendaros un “googleo” por el universo Auster; eso sí, previo paso obligado por la página que Wikipedia le dedica . Que no está nada mal.

Y cierro este post con otra recomendación librera. Hace años (2003) le entrevisté; fue tras ganar el Primer Premio de Narrativa Caja Madrid por Mala Suerte. Una experiencia muy grata conocer a Juan Aparicio Belmonte. Un tío con mucho que contar, muy bien sublimado en su literatura con altas dosis de entresijos emocionales aplicados a la novela negra que propone. Después sacó López López y ahora (estoy un poco desfasado, está claro) que ha publicado un tercer título: El disparatado círculo de los pájaros borrachos. ¿La editorial? Lengua de trapo. Me lo llevo.

¡Salud, reflexión, ideas claras y muchas letras! ¡Hasta el lunes!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
En esta gran tertulia que es la red me he hecho amigo de DS-Mr. Vértigo. Sus consejos en general me van. Gracias a ellos corrí a ver la peli de la Coixet y me gustó MUCHO. Es una peli envolvente. La transición del viejo y narciso depredador hacia el profundo enamoramiento es muy dificil narrarlo mejor. Hay que dominar el cine y sus recursos y tener la inteligencia y sensibilidad de la Coixet para hacerlo. Qué suerte la nuestra!!!
Tomo nota de Juan Aparicio Belmonte.
Daniel Seseña ha dicho que…
Cómo me alegra leer su comentario, Sr.Anónimo. Y sobre todo, cómo me alegra que comparta el placer de disfrutar de esa joya llamada Elegy. Un saludo y gracias por tomarse la molestia de escribir con argumento en mi blog.
Anónimo ha dicho que…
Por cierto, Ph. Roth tiene una novela reciente que se llama Elegy y que sorprendentemente no es en la que se ha basado la película de I. Coixet. Tengo interés en leer en la que se ha basado la película para comparar la historia de Roth, la del guionista y la de Coixet. Intuyo que hay diferencias.
Miki ha dicho que…
Hola, muchísimas gracias por tus comentarios sobre nuestro blog. La verdad es que no estamos acostumbrados a tanta atención. Nos seguimos leyendo.

Miki
http://www.envueltosenlibros.com
Daniel Seseña ha dicho que…
Hola Miki,

Pues merecido es por vuestro trabajo. Y un plecer seguiros.

Un abrazo

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…