Ir al contenido principal

CASIMIRO Y EL CARMÍN DE GRAY

Casimiro anda estos días un poco triste. Como cada Domingo, pasea por la acera de la derecha (Calle Imposible) a las 12 del mediodía. Volví a seguirle, pero a cierta distancia, porque como ya os conté me tiene cogida la medida. Lo cierto, es que hay algunas cosas que es mejor mirarlas de lejos. En esta ocasión Casimiro hablaba con su difunto amigo y compañero de trabajo Matías. Discutían sobre El retrato de Dorian Gray.

A Casimiro no le parecía bien que Matías hubiera hecho un pacto con el gran jefe por un eterno puesto de trabajo. Esa fidelidad fue la que le llevó a palmar de la manera más absurda. Como acataba todo lo que Don Carlos le mandaba, un día le pidió que fuera a recoger su coche al taller. No os creáis que era un flamante BMW, un Lexus o un Ferrari. No, conducía un Renault 18 del año 88. Don Carlos estaba forrado, pero se sentía bien ejerciendo de auténtico rata y no menos miserable. Cínico, salvaje en su trato con los demás, etc, etc. Cuando Matías estaba trayendo el “carro”, se vio asaltado por la curiosidad. Abrió la guantera y encontró una servilleta con algo apuntado. El texto decía algo así como “lánzate, grandullón…”, enmarcado en una huella de labios deformes y sobre un número de teléfono. Se distrajo ante su interpretación de los hechos soterrados, ante semejante tópico, patético y tan conocido cuadro. Cambio de carril y se mató en el accidente.

Casimiro no se pudo despedir de él y desde entonces habla solo… Nunca perdonó al jefe. Debió ocurrir por estas fechas. Lloraba desconsoladamente. Decidí acercarme y saludarle. Lo hice y me respondió: “Nunca hagas más de lo que debes”. Hasta ahí bien, después empezó a desvariar. Su mirada se centró en la nada y continuó hablando: “Matías, no leas más ese libro, te va a matar… Ser joven es un mal endémico… no te mires al espejo… no te mires al espejo… tápalos… rómpelo… Yo inventé la luz, yo soy el que soy… Don Carlos, que te den”.

Comentarios

Silvia MV. ha dicho que…
A mí, aveces me dan ganas de coger a Casimiro y pegarle una colleja.

Aveces se pone un tonto dentro de su peculariedad ¿no crees?
Daniel Seseña ha dicho que…
Pobre Casimiro... Sí, tiene esa dualidad, por un lado le daría un abrazo y a veces dan ganas de pegarle un mamporro. Pero créeme, es inofensivo y lleva demasiado encima, tanto que lo saca a base de monólogos callejeros.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…