Ir al contenido principal

EL EFECTO... PETANCOSA

No importaba España, Casimiro pasa de fútbol y se centra en la partida de petanca del barrio. Es hincha de Eugenio, un estrafalario vecino de setenta y muchos que siempre lleva su boina roja carlista. A Casimiro no se le conoce ideología política, pero sí su afición por los deportes… locales. Cuando decide aparcar su esquizofrenia disfruta viendo cómo su héroe lanza la bola y golpea a las demás; cómo las vibraciones se transmiten de un objeto a otro; cómo todo tiene un sentido y como todo movimiento tiene una consecuencia.

Eugenio es consciente de que tiene un monoclub de fans. Y cuando juega bajo la tensa mirada de Casimiro, saca pecho y le dedica sus mejores lanzamientos. Constanza es la mujer de Eugenio. A ella le apasiona coleccionar, desde niña, cromos de todo tipo. Ahora está concentrada en completar el álbum que le regaló su hija sobre Dartacán y los Mosqueperros. No es fácil, es de los años 80… Pero sabe que en Ebay lo encuentra todo. De hecho… tiene cierta adicción al clic en esta web.

Constanza charla con Casimiro cuando los demás jugadores de petanca tiran sus bazas. Eugenio está atento a lo que hacen sus rivales; ignora la presencia de su mujer. El más hábil después de él se llama Rodolfo y es un ex combatiente del Ejército Republicano y se pica mucho con Monchi, el falangista empedernido y mal jugador. Constanza no soporta a ninguno y adora aprender de los silencios de Casimiro... De su soledad.

Cuando la partida está a punto de acabar, Casimiro –más tenso- le dice a Constanza que si gana su marido le regala el cromo que le falta. Cuando va a lanzar la bola, irrumpe en el parque un tipo desnudo con una pintada dividida por las nalgas: “José Antonio era Rojo”. “José Antonio”, en una, y “era un rojo” en la otra. Monchi –irritado- intenta correr tras de él, pero sus ochenta y pico le impide correr. Eugenio se ríe lanza y no da bola. Casimiro se enfada y le dice a Constanza que no le da el cromo, pero a cambio tira al suelo una estampita del Cristo de Medinaceli. Constanza, defraudada, le grita: ¡Eso no es, Casimiro, Eso no es!

Vuelve el corredor desnudo, a toda pastilla cruza el parque en carrera lateral tocándose el pito y mirando a Monchi. Y antes de desaparecer entre los árboles se despide con cántico futbolero: ¡Ni flechas ni pelayos, me las piro de soslayo!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Leo el 12 de 10 de 2008 este blog de 27 de 6 de 2008.
Apunta maneras

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza.

El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- el co…