Ir al contenido principal

EL EFECTO... PETANCOSA

No importaba España, Casimiro pasa de fútbol y se centra en la partida de petanca del barrio. Es hincha de Eugenio, un estrafalario vecino de setenta y muchos que siempre lleva su boina roja carlista. A Casimiro no se le conoce ideología política, pero sí su afición por los deportes… locales. Cuando decide aparcar su esquizofrenia disfruta viendo cómo su héroe lanza la bola y golpea a las demás; cómo las vibraciones se transmiten de un objeto a otro; cómo todo tiene un sentido y como todo movimiento tiene una consecuencia.

Eugenio es consciente de que tiene un monoclub de fans. Y cuando juega bajo la tensa mirada de Casimiro, saca pecho y le dedica sus mejores lanzamientos. Constanza es la mujer de Eugenio. A ella le apasiona coleccionar, desde niña, cromos de todo tipo. Ahora está concentrada en completar el álbum que le regaló su hija sobre Dartacán y los Mosqueperros. No es fácil, es de los años 80… Pero sabe que en Ebay lo encuentra todo. De hecho… tiene cierta adicción al clic en esta web.

Constanza charla con Casimiro cuando los demás jugadores de petanca tiran sus bazas. Eugenio está atento a lo que hacen sus rivales; ignora la presencia de su mujer. El más hábil después de él se llama Rodolfo y es un ex combatiente del Ejército Republicano y se pica mucho con Monchi, el falangista empedernido y mal jugador. Constanza no soporta a ninguno y adora aprender de los silencios de Casimiro... De su soledad.

Cuando la partida está a punto de acabar, Casimiro –más tenso- le dice a Constanza que si gana su marido le regala el cromo que le falta. Cuando va a lanzar la bola, irrumpe en el parque un tipo desnudo con una pintada dividida por las nalgas: “José Antonio era Rojo”. “José Antonio”, en una, y “era un rojo” en la otra. Monchi –irritado- intenta correr tras de él, pero sus ochenta y pico le impide correr. Eugenio se ríe lanza y no da bola. Casimiro se enfada y le dice a Constanza que no le da el cromo, pero a cambio tira al suelo una estampita del Cristo de Medinaceli. Constanza, defraudada, le grita: ¡Eso no es, Casimiro, Eso no es!

Vuelve el corredor desnudo, a toda pastilla cruza el parque en carrera lateral tocándose el pito y mirando a Monchi. Y antes de desaparecer entre los árboles se despide con cántico futbolero: ¡Ni flechas ni pelayos, me las piro de soslayo!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Leo el 12 de 10 de 2008 este blog de 27 de 6 de 2008.
Apunta maneras

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.