Ir al contenido principal

EL METRO NO ARRANCA… ACCIÓN!

Esta mañana el metro se paró entre las estaciones de Diego de León y Avenida de América… La claustrofobia que me entró, avivada por el fallo en el sistema del aire acondicionado, me llevó a cerrar Zuckerman Encadenado (Phillip Roth) y a pensar en los mejores arranques el cine. En concreto empecé por El Fantasma del Paraíso (Brian De Palma)… Una voz misteriosa en off cuenta:

Swan, cisne. No tenía otro nombre. Su pasado es un misterio, pero su labor es ya una leyenda. Escribió y produjo su primer disco de oro a los 14 años. En los años siguientes, consiguió tantos discos de oro más que hasta pensó en depositarlos en Fort Knox. Llevó el blues a Inglaterra, trajo el Liverpool a América, unió el folk y el rock. Su conjunto, los Juicy Fruits, dio vida por sí solo a los ritmos nostálgicos de los años 70. Ahora está buscando el nuevo sonido de las esferas para inaugurar su propio Xanadú, su propia Disneylandia en el Paraíso, el último palacio del Rock. Esta película es la historia de esa búsqueda, de ese sonido, del hombre que lo creó, de la chica que lo cantó, y del monstruo que lo robó.

Y después, cuando ya tienes la intriga metida en el cuerpo, magistralmente arranca la actuación de los Juicy Fruits. Por cierto, AQUÍ , os dejo un enlace a un reportaje muy completo sobre el filme.

Después me fui a una peli bien diferente: Robocop (Paul Verhoeven). Nada tiene que ver con la poesía musical de El Fantasma del Paraíso. Por el contrario, es un arranque sorprendentemente violento. Una sala de reuniones y un prototipo de policía del futuro (esperando todos los asistentes que sea presente). Entra un robot (tipo los “velociraptores” de El Retorno del Jedi) y se queda esperando órdenes. El inventor le pide a un colega que le amenace con una pistola. Lo hace y el autómata reacciona. Le apunta con dos ametralladoras que tiene por brazos y le pide educadamente que deponga su actitud. El voluntario deja la pistola pero el robot no la oye caer y persiste en su petición… En menos de un minuto le acribilla sin compasión. La fuente de sangre os la podéis imaginar.

Se abrieron las puertas del metro, y aunque no era mi parada, me bajé. Un señor me llamó la atención. Me paré para escuchar lo que tenía que decirme: "A mí me encanta cómo empieza La matanza de Tejas (Tobe Hooper)".

El que me dijo tan acertada oración se parecía mucho a Charlton Heston, de hecho iba vestido como si se hubiera salido del rodaje del Planeta de los Simios (Franklin J. Schaffner). Me encogí de hombros y le dije, “al final recuraste la voz, eh?” Y me fui a trabajar con Zuckerman bajo el brazo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…