Ir al contenido principal

¡GRACIAS, MAESTRO!

Entre las columnas de noticias del martes, se escondía en El País un interesantísimo artículo de Fernando Savater titulado Reconquistar las aulas. Recomienda la lectura de El profesor en la trinchera (La Esfera de los Libros), de José Sánchez Tortosa. Después, su texto -el de Savater- es un manifiesto emocionante, una reivindicación imprescindible sobre el papel de los educadores en este nuevo siglo. Se pregunta "¿Hasta cuándo el resto de la ciudadanía dará la espalda a quienes defienden y conservan lo mejor de lo que somos?".

Cuenta que “ya existen familias que pretenden el derecho de no enviar a los hijos a la escuela y educarlos a domicilio”. No estaba al tanto, pero me ha puesto los pelos de punta pensar en esa posibilidad… ejecutada por algunos padres de manera completamente gratuita. Añade Savater que la “primera lección de la escuela es enseñar a los neófitos que no todo es familia y que así tendrán que vivir en adelante”.

Mientras leía esta maravilla de artículo me acordaba de ese anuncio tan traído últimamente en el que unos niños quieren reinventar el mundo. ¡Qué espanto! Uno de ellos, que no tendrá ni 4 años, asegura que a su hijo no le dirá que NO a nada. En fin. Sí, sé que sólo es eso, ficción, publicidad. Pero es precisamente este cheque en blanco, que algunos parecen otorgar a la "no realidad" con tanta frivolidad, la que me asusta. Parece que hay muchos padres en este siglo empeñados en consentir absolutamente todo a sus 'canis'.

No sé que hubiera sido de este mundo si me lo hubieran dejado a mí con 4 años. Un niño, con esa edad se tiene que dedicar a aprender, a observar, a recopilar y acatar límites y normas. Más que nada, porque si no hay normas no se pueden romper después. Algo completamente necesario para crecer y llegar a ser adulto. Y si encima, ahora se acoge alguien a la modalidad de suprimir maestros a favor de padres educadores… Sólo pienso en los 100 años de soledad que se avecinarían.

¡Gracias, maestros. Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Como padre de dos nuevas personas,un individuo de 23 y una individua de 20 de los que estoy orgulloso, me he preguntado a menudo si no les he puesto en desventaja ante esta feroz sociedad llena de sinvergüenzas al haberlos educado en el respeto a los demás y en los valores de la honestidad, humanidad, trabajo, esfuerzo... (Jesús Muñoz)
fernando ha dicho que…
tomo nota de esta recomendación. Un saludo

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…