Ir al contenido principal

LETRA DE PHILIP, ACORDE DE AVISHAI

Estoy completamente metido en la lectura de Zuckerman encadenado, vengo de El Mal de Portnoy; ambos escritos por Philip Roth. Cuando un autor te engancha, es muy difícil soltarlo, así que seguiré sus letras hasta donde me lleve. Y como gran protagonista de sus libros es el cerrado mundo judío; y sus páginas bien podrían sonar a jazz… me viene a la mente un virtuoso, nacido en Israel, que toca el contrabajo con verdadera maestría: Avishai Cohen.

Es un mito vivo -con sus 36 años- entre las minorías jazzeras, conocido entre otras cosas por haber formado banda con Chick Corea; habitual de la Clamores y un heredero de los sonidos de otros dos genios de las “cuatro cuerdas”: Jaco Pastorius y Stanley Clarke.

Con los enlaces que os paso podéis daros un buen homenaje. Si aún no habéis pinchado en ninguno, os recomiendo que empecéis por éste para abrir boca. Se trata de un recital del 14 de junio del año pasado, en el Jazz Café de Costa Rica (país, no la calle tantas veces he mencionado y que nos encontramos por los madriles). Toca Avishai Cohen, Shai Maestro y Mark Guiliana. No perdáis detalle de la mano derecha. Además en su web tienes links interesantes (uno directo a su MySpace) y archivos de sonido para probar antes de ir a la tienda de discos y llevarse alguno de sus álbumes… Aunque también puedes comprarlos a través de su página.

Comentarios

Impresionantes los dos, el contrabajista y el escritor. De Roth a mí me ha impresionado su trilogía la mancha humana, me casé con un comunista y pastoral americana.
Y de contrabajistas, Migus, por supuestoy tambi´´en el bueno de Paul Chambers. Paso a disfrutar de los videos de Avishai, me encanta
Saludos
Anónimo ha dicho que…
Se extiende la mancha roth. Bien!
Anónimo ha dicho que…
Y...a ver si por mi cumple me prestaran pastoral americana. Estaría bien

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…