Ir al contenido principal

LETRA HIGIÉNICA, IDEAS Y 65 HORAS

Kostas (un viejo amigo de Burgos) siempre lleva un boli Bic cristal negro en el bolsillo, pero nunca papel. Asegura que las mejores ideas siempre le asaltan en el wc; sólo en los que tienen intimidad (en su casa o en un lugar sin resquicios en lo alto y bajo de la puerta) y un rollo de papel higiénico en condiciones. Por ejemplo, su empresa (envío por catálogo de hebillas de cinturón) surgió tras una incómoda comida con su tía Bernarda. Al parecer no paró de pedirle explicaciones sobre su soltería perenne y su rechazo a procrear.

Kostas es un adicto al trabajo, al estudio, y al no compromiso, como tantos/as. Yo creo que cada uno elige el momento o no; pero los mundos propios se gestionan desde dentro, nunca desde otros planetas –salvo algunas excepciones, claro-.

Presume de haber aprobado la carrera de Ciencias del Mar en el váter. También puso una tienda, que al año traspasó, especializada en chinchetas de diseño. Tienes ocurrencias como el culo, le dije en su día. Bueno, pues la vendió por no sé cuánto. No era mucho, pero le metió más de un 70% a la inversión inicial, que fue mínima. Y todo se fraguó tras un desayuno con un ex compañero de trabajo, que no paró de hacerle saber lo mucho que le echaba de menos.

Un día escribió un manifiesto en el colhogar de turno, sobre la injusticia que el presidente de su comunidad de vecinos estaba cometiendo con ciertos recibos… Nadie se había percatado, pero Kostas -después de una cena copiosa con su primo Ramón, el poeta- redactó higiénicamente los detalles del desfalco. Lo pasó después a word e informó a los vecinos. Hoy, el presidente se ha ido a vivir fuera de Madrid.

Ahora, me cuenta que está indignado con “la campaña de los números”. ¿65 horas semanales? ¡Ni en pedo! –A veces, no sé por qué, le sale acento argentino-. Me ha llamado hace un rato desde su casa, dice que está muy constreñido, que no estreñido, y se va a tirar un buen rato en el baño… ¡Tiembla Europa!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.