Ir al contenido principal

YO APOSTATO, TÚ DAS PORTABILIDAD

Mi amigo Coimbra me dice contento que ha apostatado. Al parecer no le pusieron ningún impedimento. No le preguntaron por los motivos de su decisión, ni tan siquiera le dieron la extrema opción… de recapacitar. Está muy orgulloso de su decisión, pues es un alivio salirse de una estadística a la que ha pertenecido durante 40 años sin previa consulta. Sus padres no viven ya, pero Coimbra sabe que en aquella época no había prácticamente alternativa y no tiene nada que reprocharles. Pero se siente auténtico y adulto por tomar una decisión que tampoco nos planteamos, creo yo, la mayoría de los mortales. Quizá si lo hiciéramos saldríamos pitando, como un torrente, del pantano de la Iglesia católica. De hecho, sé que alguno más se sale en breve…

Yo quería salirme de otra iglesia, pero me pedían la portabilidad. Y ésta la tenía que solicitar por mí, la Iglesia por la que iba a dejar la primera; llamémosla Iglesia2. Así lo hice y la Iglesia 2 se hizo cargo. A los pocos días, la Iglesia 1 me llamó para preguntarme los motivos de mi decisión. Quiero más razones para creer, les dije, y ellos (Iglesia 2) me las dan. Me dan por pocos euros un nuevo testamento con características 3G y muchas conexiones al universo virtual. Nosotros le damos ese mismo testamento más un descuento del 30% en sus próximas 9 facturas. No queremos perderlo como feligrés que es, apostilló esa voz del otro lado... y de la Iglesia 1. Trato hecho, confirmé, me quedo con los principios que me llevaron a su doctrina pionera.

Hoy, con mi nuevo terminal móvil, o celular, en la mano reflexiono sobre la Fe. Parece que también los feligreses podemos ser portadores de extremas opciones para el gran operador que nos da... línea.

Coimbra me ha conseguido un dato del que no disponía… Mañana nos pasamos por la sede que me dio bautismo.

Por cierto y posdata: La portabilidad es el proceso que te permite mantener tu número de teléfono actual cuando decides cambiarte de operador móvil. Este proceso tarda entre 5 y 30 días, aunque durante ese tiempo podrás seguir utilizando el servicio de tu operador. El cambio se realizará durante la noche (entre las 2:00 y las 6:00).


PD2.: Para saber cómo apostatar: http://www.apostasia.es/es/index.php

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Vuelve Daniel Seseña a asombrarnos con hallazgos como la "extrema opción" absolutamente genial. A resaltar la ironía y el buen tono con que trata tan "endiablado" asunto.
La portabilidad me ha sugerido a El Gatopardo y su famosa frase de que "hay que cambiar algo para que todo siga igual..." o algo así.
Sin embargo en el caso de la apostasía, quien la ejerce y no se apunta a otra religión queda a la intemperie y sometido a las fuerzas gravitacionales. Buhhh...
Firmado: Coimbra

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…