Ir al contenido principal

AMEBAS BLOGUERAS Y SALVAJES

Hola doctor. Cuénteme. Nada, que he decidido venir a verle. Y cuénteme, por qué. Soy bloguero. Mmmmmm. Qué, qué pasa. Nada, nada, continúe. Ya, ya continúo, pero ese mmmmm no sé qué quiere decir. ¿Y qué cree que quiere decir? Que tengo algo raro, no? Mmmmm ¡Otra vez! Defina raro. Raro, diferente, extraño, delirante, deforme, asocial, antisocial, simpático…

Después de la primera sesión psicoanalítica de Orlando; después de muchos mmmm y demás preguntas conceptuales; después de 45 minutos de diván decidió seguir con la terapia. Cada vez que escribía un post, Orlando notaba que decía-escribía cosas que no salían de él en ningún otro soporte ni en otros momentos de su vida. Algunas más sorprendentes, otras más previsibles, le servían para que, después de teclear notara un alivio extraordinario. En alguna ocasión también caía en un profundo estado de desconcierto.

Nadie leía lo que escribía, pero no importaba. Ese no era el fin, en principio. Siempre escribe, si no es en su cuadernillo, lo hace en una servilleta típica de bar… con las bandas verdes. Incluso alguna vez lo hace en el rollo de papel higiénico si se tercia. El blog le había salvado en parte. Un día llegó un comentario a su blog. Un tal “Curch3040” estaba asombrado por lo que escribía. El comentario decía: “Es usted extraordinario. Lo que escribe tiene gran valor. ¿De dónde le sale?” Pero no había forma de ponerse en contacto con él.

Acostumbrado a la soledad bloguera, aquel comentario aislado le sumió en un estado de plenitud desconocido… No fue el último, comenzaron a llegar más, a cada cual mejor, con más argumentos sobre la calidad de sus textos. Y así hasta convertirse en una referencia mundial.

Hoy, Orlando vive en Tonga y se dedica a escardar cebollinos y a la cría del percebe salvaje. Su blog ya no existe, lo suprimió, pero ha colgado otro anónimo que pulula por la red. Aún no lo he localizado, y me da a mí que trata con pasión el mundo de la ameba, concretamente la de ciudad.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Orlando, por favor, no se marche usted a Tonga a vivir. En todo caso unas vacaciones y ya. ¿De acuerdo? Si lo que escribe se lee como si no, usted ha hecho algo muy beneficioso para su salud privada y para la salud pública: dar nombres a las cosas, a los sentimientos, a todas las vivencias que le sobrevienen, y eso, eso.... NO TIENE NOMBRE
Vuelva de Tonga
La de filosofía

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.