DE PUÑO Y LETRA, QUÉ MEMORIA

Pasada la resaca de los 99, 100 y 101 programas os traslado una reflexión absurda sobre estos tiempos modernos. Más bien es una anécdota que me ocurrió en un momento más absurdo todavía… Estaba atendiendo más o menos dos llamadas al mismo tiempo. Al terminar la primera, la segunda me obligó a tomar nota de un número de teléfono y una dirección.

El marco era la redacción del programa. Ordenadores, carpetas, periódicos, botellas de agua, alguna planta a punto de palmar, cajas sueltas, magnetos, una lámpara estropeada, folios, sobres, un bote de pegamento seco, más periódicos, cintas de vídeo, post it por un tubo, pero… ¡Ningún bolígrafo al alcance! Y en mi bolsillo: tres pen drives de uno y dos gigas, pero insisto ¡ni un bolígrafo!

Al final, memoricé el número, se me olvidó, fui a por un boli, se lo pedí a los compañeros de Informe Semanal (que por cierto no encontraron uno a la primera sino a la tercera), volví a llamar, apunté el número desmemoriado y fin de la película. ¿Una chorrada? Puede, pero me duele la mano cuando escribo a mano más de dos frases seguidas. Y creo que no soy el único.

¡Salud!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

En blanco, arriba el telón

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA