Ir al contenido principal

EL ROBO DE LA AMIGA DE ROMINA

Comentaba Romina, la vecina del 3º, que a la vecina de su amiga (también vecina) del edificio de al lado sufrió un robo con ella dentro de casa. Al parecer ocurrió como a las 3 de la mañana. Ella estaba en el séptimo sueño y no se enteró de nada. Menos mal, suspiraba Romina. Si la llegan a pillar despierta igual le dan una paliza o algo peor.

No saben por dónde entró el caco/a. Pero entró hasta la cocina; literalmente porque se cepilló todo el choped que almacenaba en la nevera “no frost”. Descartaron las ventanas, así que no queda más posibilidad que la puerta principal… aunque no presentaba ningún signo de haber sido forzada. Hay otras opciones para los adictos a los fenómenos paranormales y demás abducciones. También podría ocurrir que la víctima no sepa que es sonámbula y lleve una doble vida nocturna… O que haya sido hipnotizada a lo “Escorpión de Sade”.

El verano es como la flauta mágica para las ratas. Con crisis o sin ella, los cacos/as no descansan en épocas estivales. Y ante casos como el de la amiga de Romina… uno se queda perplejo. No sabe a qué atenerse. No es una tía ostentosa, ni tiene una economía boyante, por supuesto no guarda joyas de incalculable valor. Y si así fuera, más miedo daría aún la cosa; porque que no lo sepan los vecinos, Paquito “el kioskero” y amigos y sí un caco/a, demuestra el complejo estudio que éstos/as llevan a cabo sobre sus víctimas/primos.

Por si las moscas, yo recomiendo una alarma sonora que ante la detección de movimientos extraños salte con fuerza, pero que en vez del típico sonido, suene un pedo estruendoso; o el clásico ruido de precede a una vomitona… Seguro que eso espanta hasta el caco/a más sabiondo del gremio.

Comentarios

Jesús Muñoz ha dicho que…
La amiga de la vecina de tu amiga Romina es posible que sea algo ligera de cascos por lo que es posible que haya ido dando copia de su llave a algunos maromos a lo largo de meses o a�os. Uno de ellos pareci� no interesarse excesivamente por las curvas de la chica pero s� por el chopped que ella siempre ten�a en el frigor�fico, obsequio de su tieta que vive en Esplugas de Llobregat y que lo hacen en una f�brica a la salida de la poblaci�n en direcci�n a Sant Joan Despi. Los env�os siempre llegaban con una notita que dec�a: �Ah� tienes, cari�o, el chopped que tanto te gusta, que yo s� que all� no ten�is de esto�. Pero la amiga de la vecina de tu amiga ya no se acuerda de este maromo, estoy seguro; pero si hiciera un poco de memoria recordar�a a aquel tipo gordito y grasiento que hac�a frecuentes visitas a la cocina mientras ella se cansaba de insinu�rsele en el sof�. Lo malo es que �l siempre negar� haber entrado en la casa.
Jesús Muñoz ha dicho que…
Algo pasa con las eñes y los acentos.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…