Ir al contenido principal

LOS TOMATES DE VILLACALMANTE

Tiene 40 años y un huerto de tomates, por lo demás todo bien. Rodolfo no es misógino, ni gay, no se enorgullece de su heterosexualidad ni lo contrario, quiere estar sólo en su casa del campo. Un portátil por tv le acompaña en su salón. Una perra sin raza ni nombre apoya y consensúa con él sus excentricidades. Conjugan verbos juntos y se parten de risa con los devaneos de la política española.

Rodolfo tiene un solo amigo y una sola amiga: Eugenio y Eugenia, dos hermanos de 50 y pico residentes en Villacalmante de Forte. El resto de vecinos no tienen ninguna relación con él. Cuando Rodolfo dejó su empresa de bombines y utensilios para las puertas decidió que lo mejor era plantar tomates y disfrutar con la fauna de bichardos que puebla el campo de Forte (dicho así para los habituales rurales).

Ayer salió a dar un paseo después de escribir un post en su blog sobre la importancia de tener un perchero con muchos brazos en casa. Mirta, su perra sin denominación de origen pero con mucha casta, estaba terminando su primer libro. La caminata les llevó hasta el bosque de Parcote, un frondoso lugar lleno de matices e ideas. Cuando llegaron, Rodolfo y Mirta hablaron con Julián, el corzo responsable con dotes de oruga muy puesto en el tema 2.0. Entre los tres decidieron construir una piscina de millones de litros. La idea es flotar en una estructura urbanita dentro de conceptos naturales.

Continuará…

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Un día me metí en este glob y pedí las señas de Casimiro. Hoy pido las de Rodolfo: quiero comprar su empresa de bombines; no los de cabeza, los de las puertas. Se conoce a más gente: Hay más puertas que cabezas.
Un admirador de este glob
Daniel Seseña ha dicho que…
Es difícil conocer las señas de Casimiro, o las de Rodolfo... Cambian demasiado de rumbos. Sus sentidos son dobles y hasta triples. Pero te aseguro, "Anónimo" que les seguiré... siguiendo la pista.

Un saludo y gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…