Ir al contenido principal

TELE, AMIGOS Y AÑOS POR CUMPLIR

Pascual y Coimbra charlan en un sofá mientras la tele va por su lado de fondo. Fútbol, algo de literatura, viejos amigos, momentos estelares en sus vidas. Hablan de todo un poco. En la pantalla está puesto un canal de viajes al que no le prestan más que el rabillo del ojo de vez en cuando. La última vez que estuvieron juntos fue en el concierto de los “Apostatas por un cargo en casa del Señor”. De eso hace por lo menos 10 años.

En un momento de silencio cómodo –entre ellos las palabras y las pausas fluyen con armonía- Coimbra hace un zapping y se encuentran un plano de Franco echando agua por la boca y debajo un señor bebiendo del cabezón. Ambos se quedan boquiabiertos, se miran y se hartan a reír. Si lo viera Julián… jajaja jajaja jajaja… con lo facha que era el tipo. Además era de Pontevedra ¿no? Sí, sí jajaja jajaja jajaja… Ojalá mi padre hubiera visto esta imagen.

Éxitos del verano, series de televisión, los libros que compartieron en la juventud… seguían brotando los temas. Marcia, Paula, Bernarda, Victoria fueron las chicas con las que en algún momento salieron los dos. A veces la amistad tan cercana y longeva es lo que tiene; que los gustos por las mismas personas se comparten. Lo pasaron en grande en tiempos pasados. Era el momento de recuperar los años que llevaban sin verse.

Coimbra vive en Madrid, Pascual en Macedonia, pero ya se vuelve. Jubilados ambos y con dinero de sobra para vivir lo que les quede, quieren disfrutar de la vida. Alguien llama a la puerta. Abre Coimbra y se encuentra con Fausto en la puerta que dice: Hola, soy el legendario mago alemán que vendió su alma al Diablo… ¿Podría usted devolvérmela? Antes de que Coimbra conteste, Fausto se gira llama a la puerta del vecino. Quién era, pregunta Pascual. El charcutero, veo que hay cosas que no cambian por aquí. Pues no.

Y después de un rato…

Me voy. Vale. ¿Y mañana? Nos vemos. Venga. Por cierto, Coimbra que creo que voy a hacer la mili. Vale, nos apuntamos. Jajaja. Vale, nos vemos mañana.

Continuará…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.