¡TWITEA DESNUDO Y LLÁMAME GUAPO!

Pasaba por una calle cualquiera, creo que Princesa, y me crucé con un tipo que corría desnudo de un lado a otro, tocándose el pito sin parar. No, no es el de la foto, obviamente... En ese momento no tuve reflejos. Iba cantando, no yo, él. Era una canción de Amaral… Decía algo así: "Como Nicholas Cage en Living Las Vegas". A diferencia de otras ocasiones, no me apeteció preguntarle nada, ni seguirle, ni nada de nada. Sin embargo, más allá del delirio propio de la escena, me llamó la atención que el único atuendo que portaba estaba compuesto por un brazalete amarillo en el brazo derecho con dos palabras escritas: “Así soy”; y un lazo azul atado al dedo meñique del pie izquierdo.

Cambié de calle
, cuyo nombre tampoco recuerdo, y vi a una anciana twiteando con una Blackberry. Tampoco es la de la imagen. ¿Con quién hablaría? ¿De qué hablaría? A ella si que me acerqué hasta situarme a escasos metros del display de su móvil y así poder cotillear el texto. Estábamos ante un semáforo en rojo, así que me dio tiempo a leer: “cruzando la calle con un gilipollas detrás mirando lo que escribo”. Me hice el loco y miré para el otro lado. Pero ella me llamó la atención y me dijo: ¿Has visto al tío desnudo? Pues ese fue el último cotilla que leyó lo que escribía.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Creo que te estás convirtiendo en el creador de un nuevo género literario que te sale directamente de las tripas o de algún muy recóndito de la mente.
No sé si me termina de gustar, pero sí sé que me sorprende y eso es bueno.

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

En blanco, arriba el telón