Ir al contenido principal

¡TWITEA DESNUDO Y LLÁMAME GUAPO!

Pasaba por una calle cualquiera, creo que Princesa, y me crucé con un tipo que corría desnudo de un lado a otro, tocándose el pito sin parar. No, no es el de la foto, obviamente... En ese momento no tuve reflejos. Iba cantando, no yo, él. Era una canción de Amaral… Decía algo así: "Como Nicholas Cage en Living Las Vegas". A diferencia de otras ocasiones, no me apeteció preguntarle nada, ni seguirle, ni nada de nada. Sin embargo, más allá del delirio propio de la escena, me llamó la atención que el único atuendo que portaba estaba compuesto por un brazalete amarillo en el brazo derecho con dos palabras escritas: “Así soy”; y un lazo azul atado al dedo meñique del pie izquierdo.

Cambié de calle
, cuyo nombre tampoco recuerdo, y vi a una anciana twiteando con una Blackberry. Tampoco es la de la imagen. ¿Con quién hablaría? ¿De qué hablaría? A ella si que me acerqué hasta situarme a escasos metros del display de su móvil y así poder cotillear el texto. Estábamos ante un semáforo en rojo, así que me dio tiempo a leer: “cruzando la calle con un gilipollas detrás mirando lo que escribo”. Me hice el loco y miré para el otro lado. Pero ella me llamó la atención y me dijo: ¿Has visto al tío desnudo? Pues ese fue el último cotilla que leyó lo que escribía.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Creo que te estás convirtiendo en el creador de un nuevo género literario que te sale directamente de las tripas o de algún muy recóndito de la mente.
No sé si me termina de gustar, pero sí sé que me sorprende y eso es bueno.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.