Ir al contenido principal

¡ESE ATLETI EN TIEMPOS DE CRISIS!

No sé si éste será el año del “Sí”*, no sé si pasaremos de la liguilla de la Champions, pero con noches como la pasada uno de nuevo se responde a sí mismo a la pregunta ¿Por qué soy del Atleti? Anoche no podíamos palmar, no... Se trataba de ilusionarnos con los 4 pepinazos con los que nos deleitaron el Kun, Forlán (¡Uruguayo!), Luís García y Maxi Rodríguez. El sufrimiento y el disgusto vendrán más tarde. O no.
La respuesta a la pregunta no es: porque el Atleti ganó 4-0; sino por el derroche de diversión, coraje y pasión que se respiraba en el campo y fuera de él. No sólo por parte de los jugadores también por todos los locos que se sientan en las gradas. Yo no estuve, pero como en viejos tiempos, lo escuché por la radio. Mi descodificador pasó a mejor vida. Las ventanas abiertas, bien abiertas, el calor era insoportable y por ahí se colaban los gritos de varios vecinos exaltados. El contagio se expandía poco a poco con una ‘viralidad’ propia de la locura rojiblanca.


De hecho los gritos de los atléticos suenan en otro tono que los de un vikingo (madridista) o un culé (barcelonista; lo de polaco parece que ha quedado pelín antiguo). Mientras merengues y blaugranas sacan pecho y fruncen ceños en mitad de sus alaridos, el del atleti grita con auténtica vehemencia... sabe que es un lujo degustar ese momento y lo saborea. Los otros tragan sin masticar.

En fin, queridos amigos... tras este desahogo futbolero, os deseo lo mejor para este nuevo año que empieza ya, para esta nueva temporada, para pasar esta crisis con el menor de los dolores posibles. Por eso recomiendo releer Mi familia y otros animales (Gerald Durrell) ante declaraciones inteligentes tipo “Dejé como herencia el país más rico de la historia de España” y no perderse ni un partido del Atleti.

¡Salud!

* En la esquina del fondo sur del Vicente Calderón una pancarta, que un día fue blanca y hoy ya tiene ese tono amarillo que deja el paso de los años, reza perenne "Este año sí".

PD.: No os perdáis la crónica de SENTIMIENTO ATLÉTICO.

Comentarios

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO ha dicho que…
Gracias por citar mi blog. Fue un día grande. Hace mucho años que el Atlético no daba la talla. Agüero ha metido al ATlético en la élite europea. Yo lo viví en el campo y fue memorable. Un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
Qué bonitoooo!!! Paso a leer "sentimiento atlético"
Eva
capitan garfio ha dicho que…
Enhorabuena,de un Valenciano.
Daniel Seseña ha dicho que…
Me alegro del contagio rojiblanco. Capitán: hay que acabar a golpe de "tirachinas" con ciertos dinosaurios mitológicos del fútbol... a ritmo de ska si es posible. Fernando: un placer leer tu post. Eva: gracias por tu fidelidad metafutbolera!

Salud, amigos!
capitán garfio ha dicho que…
Donde dije Valenciano,quise decir Valencianista

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…