Ir al contenido principal

AUTO-EXPLOTACIÓN SINCRONIZADA

Después de volver a ver los tres primeros capítulos de Star Wars me dan ganas de volver al sistema Dagobah; a la caverna por la que pasó Luke Skywalker antes de enfrentarse a su padre (carcomido por el lado oscuro de la fuerza). Esto ocurre en El Imperio Contraataca*. No es plato de buen gusto atravesar un pasadizo lleno de símbolos de pánico, temores, culebras… y pisando tierra poco firme; por el contrario, como te descuides te hundes. Sin embargo, no viene mal saber de qué vas, por dónde vas y quién eres. Para eso hay que empaparse, mojarse y reírte de lo más miserable que encuentres. Dentro y fuera del “gris”.

¿Que por qué suelto esta parrafada? Ni idea, igual porque es dos de septiembre. Puede que por la edad. Es posible que la incertidumbre del futuro. Quién sabe si porque me apetece tomarme una mirinda. Podría ser por la influencia de Casimiro. ¿O por un exceso de auto-explotación sincronizada? ¿Y si resulta que tengo que pasar por la caverna y deshojarme la cabeza para encontrar una respuesta que ni el maestro Joda puede darme? Ni idea.

¡Salud y que el sentido común nos acompañe!

*El maestro Joda, maestro entre los maestros Jedi, está completando el entrenamiento de Luke para que se convierta en caballero Jedi. Una de las pruebas que tiene que pasar es atravesar una caverna tenebrosa. Joda le dice que no va a necesitar sus armas porque ahí sólo se va a encontrar con sus… demonios. Hace caso omiso y se mete entre rocas, lianas y musgo a oscuras. A mitad del recorrido se encuentra con Darth Vader. El que aún no sabe que es su verdadero padre; el que un día fuera seducido por el lado oscuro de la fuerza impulsado por el miedo y el odio. Ambos empuñan el sable láser y Luke le corta la cabeza, cuando el casco cae al suelo húmedo y viscoso descubre que el rostro que se halla tras la máscara negra es la del él mismo. Aterrado y sorprendido sale al exterior.

Comentarios

capitan garfio ha dicho que…
La verdad es que si queremos,podemos llegar a ser nuestro mas cruel y despiadado verdugo,no necesitamos a nadie para eso,porque nosotros sabemos donde hurgar la propia herida.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.