Ir al contenido principal

EL CONJUNTO SURREAL A UN EURO

Ya os pasé un par de planos de este significante cúmulo de metáforas... Hoy, os paso el conjunto. Hace dos semanas no pude, porque tenía que separarme del escaparate en cuestión y los dueños me miraban con ojo crítico... Ayer, pude disparar sin levantar sospechas. Eso sí, tuve que enviar a un cómplice para que los entretuviera. Ahí tenéis el resultado. ¡Santa composición!

Comentarios

Alibaimor ha dicho que…
Pero no negarás que es un escaparate bien variadito...;)

Saludos.
capitan garfio ha dicho que…
¿Hiciste inventario..?pues la proxima vez que pases,faltarán la mitad de cosas,hay gente pa´tó..."el hombre,ese misterioso y desconocido animal..(que cuando pasa por un escaparate los ojos,le hacen chiribitas,y no puede controlar su instinto de entrar a comprar),por muy desagradable que resulte a los ojos el producto.Un saludo.
Dani ha dicho que…
Alibaimor, sí, es más que variadito y te puedes tirar un buen rato analizando el contexto... te diría, incluso, que puedes repasar la historia de la humanidad objeto a objeto.
Dani ha dicho que…
Capitán, te diré que hoy mismo ya ha cambiado. Ha desaparecido, de hecho, el abanico "nacional"... Lo que me lleva a plantear una cuestión. Todos conocemos la escena en la que Jordi Mollá se cargaba a golpes los testículos del toro de Osborne en Jamón, jamón... ¿Dónde están esos "huevos" en los adhesivos que tanto están de moda como símbolo nacional? ¿El que decidió explotar dicha imagen se avergüenza de sus atributos masculinos?
Sacra ha dicho que…
Y luego diréis que yo, en el mercado, me invento mil y una metáfora...
¿Qué se supone que tengo que hacer yo, ahora, con este escaparate "multisociocultural"?
Con "joyas" así, a una se le quitan las ganas de ser consumista "forever"... (menos mal)
Un abrazo desde la capitanía de la supervivencia...
Dani ha dicho que…
Digamos que un escaparate de este porte reúne tantas razones para perderse por los cerros... que cuando regresas, te has despojado de comunismos y otros enseres. Al final te das cuenta de que -menos mal- el reloj sigue a lo suyo y nosotros especulando con que si de verdad marca las horas, los segundos y/o los días.

Abrazo a la capitanía superviva!
Hache ha dicho que…
Precioso ... un magnífico bodegón castizo.
Dani ha dicho que…
Y acabo de fichar otro... que os pasaré en breve. Sólo te digo, Hache, que es una mezcla entre la vida siniestra de "los otros" y la versión extremo-cursi de La casa de la pradera... hasta aquí puedo leer.
Hache ha dicho que…
Espero impaciente tan dramática escena.
la zapateta ha dicho que…
Para el que no lo haya visto nunca, existen unos conejos disecados puestos en pie en postura castrense y ataviados con Barbour que empuñan una recortada de caza. Los puedes encontrar en los restaurantes de carretera de toda Castilla la Mancha. Yo siempre compro perrunillas...
Dani ha dicho que…
Sin palabras, Zapateta.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…