Ir al contenido principal

EL CORREO DE MARI, LA PELUQUERA

Hola doctor, estoy mal. Qué le pasa, Mari. Que esta mañana he abierto mi correo y no tenía ni un mail. Siga. Pues eso, casi me da un patatús, vamos un ataque de ansiedad. ¿Es la primera vez que le ocurre? ¿El qué el patatús o el vacío en mi cuenta? Ambas. El ataque me dio la semana pasada cuando estaba cortándole el pelo a una señora, después le hice la cera en el bigote y después de un buen rato de cháchara y tirones me pregunta: ¿Te imaginas la vida sin Google? ¡Caray!

Y entonces le dio otro ataque... No, pero casi; me sentí como ahora: fatal, al borde del abismo. Creo que usted, Mari, debería caminar más. ¿Y eso? Mire, la combinación tijeras, cera caliente y correo electrónico es fatal; caminando con zapato plano empezará a verlo todo más claro. Eso me dijo mi vecino. ¿Rodolfo Lasparri*? Sí, estuve tomándome un té verde con él en el café Hasan, y me habló de lo explosivo de esa combinación. ¿Quiere que le recete Lexatín para pasar los próximos días? No, prefiero una vida electrónica más sana y dejar los tacones... pero sí, tomaré un poco de Lexatín.

Dos semanas después...

Doctor estoy mucho mejor. Qué bien, cuénteme. Caminando por la calle con zapato bajo llegué a la conclusión de que lo mío son las sopas de letras. Ah, muy bien. Ahora uso cera tibia y me pondo zapatillas para cortar el pelo. Veo que sabe cómo gestionar sus problemas. Lo intento, me ha ayudado mucho el microblogin. No se estrese. No, no, no me estreso. ¿No cree que debería postear no manera normal? Mis sopas de letras me piden Twitter... Y la cera blogin. Eso es. Bueno, Mari, Yo creo que encontrará el equilibrio, por cierto ¿ha recibido más mails? A pares, me piden más sopas y letras. Esto si que es un cuadro de evolución. Gracias doctor, ya estoy bien.
-------
* Nombre del tenor que daba vida el actor Walter Woolf King en Una noche en la ópera (Sam Wood, 1935).

Comentarios

Hache ha dicho que…
Ay ... dame el email de Mari anda, que le reenvie esos "en cadena que si no mandas te vendrán 100 años de mala suerte" ... a ver si se nos "ansia" y le quema el bigote con la cera a alguna clienta.
Daniel Seseña ha dicho que…
Es que aún no me lo sé. Pero le gustará recibirlos. :)
capitan garfio ha dicho que…
Es verdad,que cuando te aficionas a lo del correo,o los blogs y un dia o dos no participas,o recibes uno,parece que te falta algo,por lo menos a mi me pasa.Ultimamente estoy deseando que llegue mi rato de internet,y si no me falta algo.Por cierto me gusta mucho la peli que citas,es una de mis favoritas.Un saludo.
Dani ha dicho que…
No sabes cómo te entiendo, Capitán. En cuanto a la peli, a cuál te refieres: a Última salida o a Requiem?

Salud!
capitan garfio ha dicho que…
La de la foto,la de Rodolfo Lasparri,tengo la mayoria,por no decir todas.Un saludo y gracias por tus entradas en el Blog de Sacra.
capitan garfio ha dicho que…
Tengo que reconocerlo,soy Marx-cinefilo
CYBRGHOST ha dicho que…
No hay que olvidar que la verdad está hay fuera. También esa clienta le van los deportes de riesgo!!! poner ansiosa a la peluquera mientras te corta el pelo... ese lujo sólo nos lo podemos permitir Dani y yo, que es difícil estropearnos el peinado.
Totalmente de acuerdo con capitán garfio. De los mails en cadena, no envíes tú un més y verás cómo adelgaza tu mail jaja.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…