ELADIA Y LOS VIRUS PERSONALIZADOS

Eladia inventa y reinventa recetas de cocina. Es reclamada por los periódicos y revistas más importantes de su país (República de Bisoña). Un virus acaba de mezclar en su portátil todas sus propuestas gastronómicas. No tiene copia de seguridad ni antivirus; y desde ahora ni archivos que valgan.

Ha ido corriendo a su psicoanalista (los aporta gratuitamente la Seguridad Social de Bisoña). ¿Por qué? Porque es muy autocrítica y prefiere desentrañar el porqué de su despiste. El ‘cómo’ solucionarlo es otra cuestión, por el momento. El psicoanalista, Jesús Sobrino, es un entendido en temas informáticos. Le ayuda mucho en su terapia, pero en esta ocasión, tras mucha investigación, ha descubierto una patología nueva y brutal.

Resulta que la fusión entre palabras como “sal” y “200 miligramos de Amaretto” han provocado una reacción vírica informática desconocida, con efectos devastadores. ¿Cuáles? Lo que le ha ocurrido a Eladia es un ejemplo. Se trata de un virus que piensa en cómo (perdón por la expresión, no se me ocurre otra más adecuada) putear mejor al usuario – víctima. El ente maligno estudia archivos, profesión y aficiones… al final personaliza (o customiza ) el daño a infligir. No borra, sino mezcla recetas. ¡Qué cabrón, pobre Eladia!

Ya es una epidemia, a Churrasco Zuloaga (un entrenador de softball muy puesto en nuevas tecnologías) el virus le ha organizado un taco impresionante. Ha cambiado estrategias por tácticas, nombres de jugadores con nombres de cefalópodos; y lo más cruel: ha desvirtuado sus estadísticas (lo más preciado para Churrasco) y ha modificado todas las cifras.

Eladia y Jesús, el psicoanalista, están estudiando una forma de parar el mal. El tiempo corre en su contra.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
El cuento de hoy es un ejemplo de la fragilidad humana: un virus puede dar al traste con toda una vida de trabajo. Churrasco y Eladia tendrán que recurrir a su conocimiento y a su memoria y comenzar de nuevo. Un aparente retroceso del que seguro salen novedades. LO ATERRADOR ES COMPROBAR QUE EL VIRUS SABÍA LO QUE SE HACÍA. ¿QUIÉN ES EL VIRUS? ¿PODRÍA ACTUAR DE OTRA FORMA? ¿ES AUTÓNOMO O ES UN TÍTERE?

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

En blanco, arriba el telón

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA