Ir al contenido principal

LA EMPANADA OSCURA DE MARCELO

Me estaba tomando -con calma- una refacción con el periódico encima de la mesa, y Zapatero y el elenco de señorías tratando los presupuestos en el Parlamento. La granizada de la noche anterior había dejado su huella en las hojas de los Ginkgos biloba y los demás arbustos del parque. Crisis, huracanes, privatizaciones, cambios de formatos y un futuro –ciertamente- incierto. Así estaba el panorama.

Solo, con mi piscolabis, pensaba en nada y en todo. Debía de estar haciéndolo con cara de gilipollas porque se me acercó Marcelo y me gritó: ¡¡Tas alelao!! Marcelo es un vecino de unos 60 años que se pasa el día dando vueltas en su bicicross oxidada a la misma manzana. Lleva una antena periscópica con un rabo de conejo en la punta y una raqueta de tenis Dunlop de los años 80 anclada en el trasportín.

Le dije que se acercara y se sentó. ¿Me invitas a una mirinda? Vale. Pedí la mirinda y nos pusimos hablar de él. Era la primera vez que ocurría. Me contó que no es que estuviera loco, es que se tomaba la vida a coña. Al parecer está forrado. Asegura tener dos multinacionales, presume de ser el inventor de la bombilla de bajo consumo y el autor de Twin Peaks. ¡¡¡Cómo!!! Sí, sí, David Lynch me robó la idea en una cafetería como esta. Espero, me dijo con cara de pocos amigos, que no se te ocurra contar esto en uno de tus posts. Vaya, le estoy traicionado, pensé, porque evidentemente sabía que lo contaría. Lo que más me alucina es que entre en mi blog.

El monólogo continuó una hora más. No quería cortarle, pero el delirio fue creciendo tanto que la cabeza no me daba para más. Le corté en: “dejé el tenis porque nunca me reconocieron como el revés a dos manosNadal es mi nieto, pero no lo sabe”. Antes de llegar a casa, me encontré con Casimiro de frente. Se me acercó y me susurró al oído: ¡Luc, yo soy tu padre; no escuches a Marcelo, únete a mí, juntos dominaremos la galaxia!

¡Salud!

Comentarios

capitan garfio ha dicho que…
Yo tambien me he sentado alguna vez,a escuchar a algun personaje de la calle.Pasas un rato agradable,(si no se pone muy pesao)y esas palabras se te quedan,unos dias,unas horas,pululando en la cabeza y aunque no lo quiera reconocer,me hace meditar muchas veces.
Daniel Seseña ha dicho que…
A poco que uno abra las orejas y mire (además de ver) lo que tiene delante o alrededor, podrá descubrir miles de aspectos, matices, detalles, ideas -o como quieran llamarlo- que no se aprecian a primera vista.

A veces, el loco más loco entre los locos puede darnos la pista que se nos había caído del bolsillo mientras corríamos para no llegar tarde al trabajo; o para no perder el autobús, el metro... Eso sí, como sea uno mismo el que no quiere enterarse de nada, ya puede venir quien sea a contarte lo que sea, que no se enterará de nada de lo que pasa... ni dentro ni fuera.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…