Ir al contenido principal

LA RED, ERNESTO “el scooter boy” Y LOS COMENTARISTAS BLOGUEROS

No se separa de su vespa. Primero, por devoción y segundo por trabajo (es mensajero). Como ocurre en Caro Diario (Nanni Moretti), los días de Ernesto son como un largísimo y rico plano secuencia. Reparte y observa, conduce y saborea. Trata de no perderse un solo detalle. No sé muy bien qué, pero algo duro vivió (y/o sufrió) en algún momento que le hizo tomarse todo de otra forma. Una pérdida, una dura enfermedad, un fuerte golpe... quién sabe. Vive cerca de Villafausto en una gran localidad, le encanta el Ska, los aguacates y el Soul. Algunos le llaman scooter boy (algo así como una mezcla estética entre mod y skinhead), y a él no le parece mal.

Disfruta comentando en los blogs, aunque lo hace como anónimo. Me pide que no desvele su seudónimo. Ayer me dijo que había organizado un grandísimo debate bajo un post que hablaba sobre la llegada e implantación en nuestra sociedad de las nuevas tecnologías. Un bloguero escribía sobre un amigo que no soportó los avances y huyó en su día de su ciudad, pero hoy ya está conectado. Ernesto comentó que "a veces parece que vamos para atrás en lugar de ‘pa’lante’ a medida que incorporamos nuevas herramientas". Otro usuario le contestó pronto, el bloguero también. No hubo muchos más, pero entre ellos y dos usuarias más estuvieron debatiendo hasta las tantas.

Matices, rectificaciones... se escucharon, se leyeron bien entre ellos. Al parecer se han quedado con los contactos y son buenos amigos. Uno vive en Montain View (USA), ella en Galicia, otro en Guadalajara (México) y Ernesto cerca de Villafausto. Dice que lo que más le atraería sería juntarse con muchos más. Han decidido publicar un blog, pero aún no sé de qué. Mientras tanto, siguen comentando bajo los post que más les llaman la atención. Los caminos de la blogosfera son insospechados.

Dedicado a: Anónimo 1, Anónimo 2, Capitán Garfio, Hache, Luís, Jesús, La Zapateta, Silvia M y los que vengan. Gracias.

PD.: Capitán, por favor, recuérdame la dirección de tu blog.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hay varias propuestas para el blog: De ocuparnos de nosotros mismos, es decir de la especie humana, estamos bastante de acuerdo, pero aún estamos discutiendo el punto de vista: Unos dicen que puesto que no tenemos remedio que nos dediquemos a describirnos mas o menos biológicamente, a dar noticias; otros dicen que somos mejorables y que podemos dedicarnos a dar ideas; por último, uno ha dicho que nos dediquemos a estudiar por qué lo de Africa está cada vez peor. Yo creo que esta tercera es una aplicación de las dos primeras. Nos interesa la opinión de Mr. Vértigo.
Daniel Seseña ha dicho que…
Empezaré por el final. Resulta duro comprobar cómo un continente como el africano está dividido (en todos los sentidos) como por un tiralíneas en cuadrículas occidentales.

No soy de los que piensan que el hombre es malo por naturaleza. Creo que tiene su ritmo de evolución. Muy lento, y en el camino se cometen errores de colosal tamaño. Pero, aunque lento y desigual, crecemos todos juntos.

Para mí, la clave está en ponernos en la piel del otro. No se trata de un tópico, no. Es un ejercicio dificilísimo que requiere un revisar y cuestionar lo que hay bajo nuestra propia piel. Y aquí está lo chungo. Porque no todo el mundo es capaz de hacerlo; e incluso los que lo hacen, tienen que vencer las tentaciones de retirarse de la tarea.

Antes, compartir ideas, debatir y escuchar con amplitud de miras, se hacía con amigos, compañeros de trabajo y los políticos en sus espacios ad hoc. Ahora, internet, las redes sociales y la santa blogosfera nos dan la oportunidad de mirar para dentro y más allá de nuestro ombligo.

Pero no todo es consumir información. Sino gestionar y administrar con sosiego y sentido común lo que descubrimos cada día. y al final: escuchar, compartir, comentar y solucionar. Y como decía aquel: actuar en lo local... que hoy en día ya no se reduce a nuestro barrio ni a la familia, sino se amplía gracias a tu "localidad" de internet.
Hache ha dicho que…
Ey, yo soy Hache ... ¿¿??
Daniel Seseña ha dicho que…
Claro que eres tu. Y una vez más, gracias por tus comentarios.
Luis ha dicho que…
Yo, por si acaso, me doy por aludido y agradezco la dedicatoria :)
Daniel Seseña ha dicho que…
Pues muy bien hecho, Luis. Y te digo lo mismo que a Hache. Gracias a tí, por tus comentarios.
capitan garfio ha dicho que…
Buffss...lo que propones,me parece una idea genial,pero abarca,como Africa,mucha extension.Aparecemos,unos con idea,otros,por curiosidad,otros,por diversion,otros como culto..etc.¿Si a veces,con personas que conoces de toda la vida,no llegas a entenderte?,¿como llegaremos a entendernos,nosotros.De todas formas,quiero que sepas,o sepais que voy a estar aquí,para lo que salga.Un saludo.
capitan garfio ha dicho que…
Por tu pregunta,decir que no tengo Blog,mi mujer si,es de poesia.Yo tengo en mente hacer uno,de un grupo que tuvimos hace años y que era de Ska,Punk Rock y algo de Reggae,pero lo que me hizo entrar en tu Blog fue la curiosidad y el Ska. PD El Blog de mi mujer...http://supervivenciaemocional.blogia.com/
Daniel Seseña ha dicho que…
Anotado. Y te recomiendo que entres en Upbeat discos. Búscalo en google. Ya me comentarás.

Abrazo
Silvia MV. ha dicho que…
Yo pasaba por aquí...con lo cual, me hago eco de esa dedicatoria.

Daniel, lo que dijiste sobre "escuchar, compartir, comentar y solucionar" resume muy bién la función de la red social.

Saludos.
capitan garfio ha dicho que…
Lo haré,ahora quiero decirte,deciros,que entré en tu Blog por lo del Ska en principio,despues fui leyendo post y quise dejar mi impresion,pero lo que en realidad me gusta...es cambiar impresiones e ir conociendo a la gente,por lo menos su forma de pensar,para ver si sus ideas,son igual o parecidas a las mias,o en verdad soy un bicho raro,raro,raro...un saludo.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…