Ir al contenido principal

MANO DE GAÑÁN SOBRE LIENZO ROSA

¿Veis las fotos? Es el restaurante La Corte 1808 (Conde Duque esquina con Monserrat, Madrid). Cocina italiana tradicional Frente al Centro Cultural del Conde Duque. Y ahora además de ser un lugar emblemático, donde se come bien, se ha convertido en un lienzo para experimentos graffiteros.

Qué joya, qué arte, no ocurrencia plástica, no… ¡Esto arte! El individuo que ha dedicado tan trabajada obra se ha lucido. Me cuenta Jesús (autor de las fotos) que nuestro protagonista realizó un primer boceto (imagen superior), pero que los ingratos dueños del pintoresco local decidieron estropear sus trazos y devolver a la fachada su color original. ¡Qué gañanes! Pero el artista luchador y persistente volvió a estampar su genial firma después (imagen inferior). Qué tipo, qué admirable expresión, qué mérito.

Yo le propondría que fuera más allá, por ejemplo que plasmase un bodegón constructivo en la fachada de su casa, o en la de su perro, la de su padre o la de su madre. O mejor, por qué no experimentar con él mismo. Se me ocurre más de una performance… Por ejemplo, Madrid que sigue siendo ejemplo de obras públicas "por metro cuadrado" ¿Y si se deja caer en alguna de sus zanjas con cemento fresco y se graba en vídeo mientras reflexiona sobre el impacto del cuerpo humano sobre la estupidez urbana?
--------
PD.: Esto no es un ataque ni al graffiti ni a los graffiteros con sentido común.
PD2.: Está entre mis favoritos, pero os recomiendo una pasadita por INICIOS.ES, el blog de Paul M., que aborda el arte desde una perspectiva ciudadana, activista y muy interesante.
PD3.: Las fotos las hizo Jesús durante el mes de agosto. Gracias, por cierto, por compartirlas.

Comentarios

Un grafitero común ha dicho que…
Totalmente de acuerdo. Eso, lo que es, ¡es una putada!
Paul M. ha dicho que…
yo estoy con el anterior comentarista. eso, más que un graffiti, es una gamberrada que sólo ayuda a quien haga la competencia al restaurante...

y gracias por la recomendación!


un saludo,
la zapateta ha dicho que…
Calculo que el coste de pintura que ha tenido ese cabrón, ese bastardo, ese gañán, ese hijo de puta, y perdonen la palabra que voy a utilizar... ese INDIVIDUO (parafraseando a les Luthiers) es de unos 30-40 euros. Por ese importe podría haber visitado varias exposiciones del Thyssen, del Reina o de cualquier otro Museo de los que la capital es poseedora, como lo es de maravillosos rincones y fachadas del Madrid de siempre. O podría haberse tomado unas tapas y una cenita en cualquier terracita de la zona. Pero no... el incorformismo gañalesco de garrafón le puede. Probablemente también le pueda una necesidad de ser el más "valiente" de su grupo de "artistas". Yo, sólo confío en que uno de sus colegas un día le espete -¿Pero qué haces gilipollas?, ¡Ahí no, pringao!-, o simplemente su "hazaña" genere desdén entre su grupo. Y así, poco a poco, este tío, a parte de no volver a hacerlo por el nulo reconocimiento de sus actos, irá ocupando su lugar en el mundo: el de un pobre paria que, ojalá, prospere por si mismo y si no, que se vaya a PINTAR LA MONA, o a meneársela en el baño, que en su caso, será lo mismo.
Dani S. ha dicho que…
Zapateta, te agradezco mucho el concienzudo y audaz comentario... Es un post en sí mismo. Y qué decir, suscribo cada palabra. ¡Muy buena la cita de Les Luthiers!
capitan garfio ha dicho que…
Sin palabras...creo que un grafitero...no es eso....eso es un insulto al arte de los grafitis.
Sacra ha dicho que…
Sin palabras se debería haber quedado este impresentable que, por respeto a los maestros, no se merece ni lo de individuo...
Por cierto, me gusta asomarme por aquí, me asomo igual que a la vida: con sorpresa, con esperanza, con alegría... (mi capitán me abre las ventanas cada día)
Besos y abrazos grandes... para todos...
Dani ha dicho que…
Capitán y Sacra, gracias a vosotros este blog siento que ha ganado más sentido. GRACIAS, de verdad.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…