Ir al contenido principal

MÁS ALLÁ DE LA CORRIENTE

Mariano vive en la montaña desde hace 10 años. La desaparición de la peseta le dejó tocado. Se informó a fondo y encontró un pueblo abandonado en el que había una casa excavada en una roca, perfecta para él. Vive con lo básico, come lo que el campo le da y se ducha con el agua fría -que brota de una grieta al fondo de su cueva- y jabón lagarto.

Estaba totalmente aislado, pero lleva un mes con internet. Sí, como suena. Se hizo con un portátil en una de sus bajadas básicas a tierra firme, entró en una tienda tecnológica, casi le da un pasmo al comprobar cómo había evolucionado todo, y se llevó un equipo conectado bajo el brazo. Aunque no los use, le sobran los euros. Que cómo carga la batería: ¿baja de nuevo a tierra y le pide al viejo Matías que le enchufe un rato?

Sé todo esto porque ayer me contó todo su periplo por mail. Me llevé una alegría saber de él. Le había perdido la pista. Se fue la luz de mi casa, encendí el portátil y recuperé las memorias de Mariano. Aún no me ha contestado al correo que después le envié. Es posible que no lo haga, porque no estoy muy seguro de que exista (Mariano y su roca), pero me reconforta pensar, en estas noches sin corriente eléctrica que siempre uno se puede apañar con lo básico... O no. Aunque sea dentro de una roca perdida por ahí.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No se si es Mariano el autor de esa maravillosa foto. Podría ser de Chema Madoz, de ese poeta de la imagen. Pero en cualquier caso está cargada de la luz de la duda. A estas alturas lavarse con Lagarto solo pueda traer buenas consecuencias.
Daniel Seseña ha dicho que…
La duda siempre está y estará. Pero bueno, no creo que sea negativo, por el contrario creo que la incertidumbre, como la prudencia son elementos necesarios para construir y no dejar de aprender... y cada uno a su ritmo, descubriendo e internándose por las grietas que se le abran por delante.

¿La foto? Está enlazada en el post a la web donde la encontré: Azucarysal.es.

Salud!
capitan garfio ha dicho que…
Yo pienso que el ser humano,cuantos mas adelantos,tecnologicos y modernidades,en vez de evolucionar.......involuciona.
Anónimo ha dicho que…
Yo creo que a Mariano se lo ha ido un poco la pinza, pero a mi a veces me dan ganas de pirarme lejos y desconectar. El problema es que si no comparto nada con mis semejantes, al final, me da algo. Y si al final el amigo hermitaño se ha conectado de aquel modo es por algo, no? Y no creo que sea involución. PEro te entiendo, capitán.
Anónimo ha dicho que…
Creo Capitán Garfio que tu afirmación da lugar a una pregunta:¿cómo es la vida del ser humano sin adelantos técnicos, ni modernidades?
Puedes poner tu respuesta en este maravilloso comentádromo o escribirla en un papel con bolígrafo e introducirla en un sobre, ponerle un sello y....
El papel, la tinta, el bolígrafo, el sobre, el sello son grandes adelantos técnicos del ser humano y en su día modernidades.
Daniel Seseña ha dicho que…
Anónimo, estoy de acuerdo contigo, pero al menos Capitán Garfio se ha identificado. Y está más metido en el carro de la evolución tecnológica de lo que el se cree. Pero bueno, sigamos con el debate.
capitan garfio ha dicho que…
Esta claro...que yo no vivo en una cueva y que como todos,utilizo lo que la sociedad pone a mi disposicion,y a la de todos,pero a veces,pienso que hay muchas personas que tambien viven,sin necesidad de tanta historia y de verdad hay personas que no las necesitan.
Anónimo ha dicho que…
Claro. Pero, mi intención es que el Capitán no se deje llevar por los vulgares tópicos pesimistas que impiden el disfrute de las cosas que nos rodean.
Los instrumentos no son nocivos per se. En todo caso es su utilización la que puede ser juzgada. El hacha sirve para cortar leña, aunque algunos corten cabezas con ella.
capitan garfio ha dicho que…
Pero no van por ahí los tiros,pienso que vivimos muy deprisa,que no nos paramos a pensar,si esto que sirve para mi,no perjudica al de al lado y de que me sirve a mi,saber que hay en Marte,cuando aquí en la tierra,un padre hace una atrocidad con su propia hija.Un saludo.
Daniel Seseña ha dicho que…
En ese sentido, el de vivir deprisa, estoy totalmente de acuerdo. Los detalles que tenemos delante de nosotros cada día y nos perdemos por estar "en otra cosa" son muchos y variados.

Gracias "Capi".
Anónimo ha dicho que…
En ocasiones, al intentar precisar, nos damos cuenta de que no sabemos lo que queriamos decir o descubrimos que estamos diciendo algo con lo que no estamos de acuerdo o si, pero no nos gusta. Sin embargo, tenemos que precisarnos.
capitan garfio ha dicho que…
Si alguien se sintio atacado ,perdon,no fue ese mi proposito.Se que a veces,hago de abogado del diablo,pero lo que escribo,es lo que pienso y lo que siento.Un saludo. PD. Aunque a veces me equivoque.
Daniel Seseña ha dicho que…
Capitán, anónimo y demás; por favor atentos al post de mañana. Salud!
Hache ha dicho que…
Vale, yo entraba a comentar la foto y me encuentro el debate .. interesante.

Vivo pendiente de los pequeños detalles .. soy capaz de perderme detrás del vuelo de una mariposa naranja, o pasarme horas viendo las olas como rompen en la orilla ... pero he encontrado muchos pequeños detalles a través de internet, y he podido narrar el vuelo de esa mariposa usando los medios que la tecnología pone a mi alcance. Nada es incompatible, la suerte es tener tanto donde elegir y poder hacerlo.

Besos de una bloguera naranja ;-)

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

Es madre, atleta y pinchadiscos (a partir de las 00 horas, cada día de su vida). Y al mismo tiempo es alguien. Nadie en concreto, sencillamente alguien; que es mucho sin ser nada. Lo lleva bien y mal, regular y como puede. Su hija Sandra sigue sus pasos de cerca. Y lejos quedan los pasos que ambas dieron para encontrarse en aquel país africano donde se conocieron; que siempre estará más cerca de lo que dicen... y menos de lo que creen.

Fábula y Sandra viven una vida que nunca -cada una en su fuero interno- pensaron que vivirían. Fábula buscó a Sandra y Sandra encontró a una madre de fábula. Fue casual, pero no. Y ahí están imprimiendo una vida con todos los colores que tienen a su alcance; y usando sólo el blanco y negro para ocasiones sensacionales. Viven sin parar y no miran hacia atrás, salvo lo necesario para poder vislumbrar lo que tienen delante... Que es lo que cuenta, sin menospreciar el presente.

Mucho han trabajado para estar donde están; mucho más han sufrido lo que no pensab…