Ir al contenido principal

OJO: DE ACERA A ACERA Y VOY APARCANDO DONDE ME TOCA

O donde me sale de las pelotas (sería el subtítulo y perdonen ustedes por lo soez del comentario). Ambas fotos las tomé mientras caminaba por esa misma acera, más o menos por el barrio madrileño de Hispanoamérica. Recordé a los blogueros de “Aparcas como el culo”, a los cuales encantado les enviaré estas mismas imágenes (hechas a golpe de móvil… algo perjudicado, por cierto).

Un día arremetí contra los peatones insolidarios, pero como la estupidez humana y el tradicional “yotepasoporencimaporquemedalagana” se sube o se baja del coche indistintamente, hoy apunto a este pedazo de conductor. Con su muestra incorrupta de ciudadanía nos regala un momento tan edificante como el que podéis ver.

Comentarios

la zapateta ha dicho que…
No me tientes, no me tientes....que el grafiterogarrafón se va a quedar indemne al lado de lo que diré de este otro....
capitan garfio ha dicho que…
Aun tienen suerte los viandantes,dejo hueco para pasar una persona,si vas con el carrito del bebe,ya es otra cosa,te tendras que bajar de la acera,con el peligro que ello conlleva.Un saludo.
Anónimo ha dicho que…
El campo de aplicación de la propia libertad requiere una reflexión. La libertad de pensamiento no solo es infinita sino que es necesario atreverse a explorarla. La libertad de acción, sin embargo se me antoja más limitada. Quizá por eso es frecuente encontrar personas que quizá con su pensamiento no se han atrevido a elevarse por encima de sus zapatos, y sin embargo consideran un acto sagrado de su libertad atentar contra su propia salud o la de los demás o consideran que conducir un coche como les venga en gana es una expresión de libertad personal intocable.
FERNANDO SANCHEZ POSTIGO ha dicho que…
no se dan cuenta por ejemplo que las personas ciegas necesitan la acerca sin obstáculos pues ya lo pasan mal sin obstáculos como para encima tener que esquivar coches en la acera. Un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
... y no reparan en los impedidos, ni en los niños, ni en las madres con cochito o silla, ni en los ancianos con carrito de compra, ni en que esa acera es de todos y que todos vivimos juntos.
El ensimismamiento del bobo tiene mucho peligro, ese no ver más que "a sí mismo" está muy extendido.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.