Ir al contenido principal

¡PLUTÓN BRBNERO YA ESTÁ EN ÓRBITA!

Álex de la Iglesia (Bilbao, 1965) escribe -en su blog- que PLUTÓN BRBNERO es una “Sitcom demencial sobre mecánica cuántica, Quarks y agujeros negros”. Como para no verla. La serie comienza esta misma noche a las 23:00 en La2. No puedo decir mucho más; no la he visto. Pero os aseguro que la veré. Obviando el curro inherente a un rodaje de semejante magnitud, valoro y agradezco el posteo diario de “La señora mayor”; compartiendo desde abril el cuaderno de rodaje de la serie con los lectores . Juzgad vosotrcos mismos. Cada entrada tiene lo suyo, pero entre otras muchas me quedo con la del 20 de abril.

No sé cómo resultará la serie, pero con su bitácora hay par pasar un buen rato. A saber: detalles de rodaje imprescindibles (“Llevo una hora levantado en pelotas por casa, pero Dios es bueno y nadie tiene que sufrir esta horrenda visión. Estoy sólo. Ayer tampoco nadie me vió llegar, porque terminamos a la una” o “Hablo conmigo mismo, necesito un muñeco de ventrílocuo, para hacerlo más fácil. O un amigo invisible, Pewee, podría llamarse. O Winifred. Es normal, es una situación normal y controlada. Lo único que me desagrada son estos enanitos que tengo en la piel, que me tiran de los pelos. Me los ha contagiado Talla”); fotos exclusivas, de esas que podríamos hacer cualquiera con una digital… pero desde dentro de Plutón; vídeos de naturaleza inexplicable como los mutantes plutoneromanchegos…; bocetos de las naves y personajes… y todo el complejo que encierra un rodaje de semejante producción.

Y cómo no, en la retina quedará para siempre este momento televisivo… ¡Único!: “ESTOY DESCONFIGURÁ” .

P.D.: Gracias Georgina, Graci. ¡Mucho ánimo Sole!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¡Promete, promete! LA veré.
capitan garfio ha dicho que…
Anonimo,¿tu crees que soy apto para ver estos programas?
Respondeme antes de las 23 horas por favor...
Suggs ha dicho que…
Pues no sé, porque no la he visto. Pero tú mismo. Leyendo los comentarios de otros post del Seseña, me doy cuenta por tus palabras que te refieres a otro anónimo. Desde hoy, como me mola mucho este blog y por tanto seguiré enganchado, me llamaré Suggs.

A mi me da que te va a molar la serie. Tiene buena pinta, y espero no llevarme el chasco que me llevé con Crimen Ferpecto. Buff, k mala! Pero en esta serie parece que recupera el espíritu de Acción Mutante.

Espero que comentemos el resultado, amiguete y amiguetes.

Suggs.
capitan garfio ha dicho que…
Acabo de entrar en la pagina de Alex de la Iglesia y me ha gustado mucho,yo no me lo voy a perder,aunque luego tenga pesadillas.Un saludo.
capitan garfio ha dicho que…
Dani no te pierdas a los Tokyo Ska,son muy buenos,esta señora mayor,tiene muy buen criterio musical,me gusta. Hola Suggs,disculpame,no va contigo,creo que nos llevaremos bien,como con todos,aunque no coincidamos en nuestra forma de ver las cosas.Si algo me gusta de las personas,es que pueden tener diferentes puntos de vista y poder defenderlos,claro esta siempre con respeto...un saludo para todos.
César Calderón ha dicho que…
Le daremos mas oportunidades hoy no me ha enganchado.
copifate ha dicho que…
yo también he visto un poco y le daré otra oportunidad en honor a Acción mutante pero no sé, no sé; como estoy cansado que es muy tarde no tengo fuerzas para razonarrr
Daniel Seseña ha dicho que…
Capitán, se me olvidó hacerte una mención aparte sobre el tema. Es buenísima la actuación skatalítica nipona. Lo sacamos en el programa cuando hablamos del blog.

César, coincido contigo.
Copifate, lo mismo que a César. Estoy de acuerdo.

Y gracias a todos por la participación en este cuadro de diálogo... Más agradecido estoy aún en tiempos de informes de dan por muerta la bogosfera en favor del microbloggin.
capitan garfio ha dicho que…
Al parecer,en esto si estamos todos de acuerdo,esperaremos a la segunda entrega,los actores ,bien,lo demás creo que le falta chispa y algo más.Un saludo. PD.Lo del principio,(Tokyo Ska),arriesgado,pero una pasada.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…