Ir al contenido principal

UN PALÍNDROMO PARA DOS HERMANOS BLOGUEROS

Justo hace años que no sabe nada de su hermano pequeño. Discutieron y Matías se fue a México a vivir. No por la discusión, pero ayudó. Eran grandes amigos. Los dos rondan esa edad típica en la que te llevas el golpe cuando un veinteañero te llama “señor”. Sí, esa.

Esto se lo contó Casandra (la panadera e íntima amiga de Lucrecia, la novia de Justo) a Casimiro mientras hacían cola en la puerta de la administración número (no me acuerdo) de Lotería. Y paquito “el kioskero” me lo contó a mí después. Ya os decía ayer que hacer cola da para mucho. Y la historia sigue.

Justo tiene un blog (que aún no conozco y espero descubrir en breve) sobre palíndromos y definiciones raras de diccionario. Recibe muchos comentarios y definiciones espontáneas de lectores que comparten afición por las dudas lingüísticas. En concreto tiene un fiel desde hace un año que no pasa un día sin que aporte un palíndromo. Por ejemplo: “Alá, yo soy de Mahoma, el Dios; oídle a Mohamed: yo soy Alá”, “Olí sal: en esa marrana su gas arde. Y si mi volumen emuló, vi mis yedras agusanar ramas en el asilo” o “Dábale arroz a la zorra el abad”.
Sí, seguro que ya os lo imagináis, era Matías. Estuvieron un año compartiendo palíndromos y definiciones, pero sin hablar de nada más. Un día, Matías le envió una pregunta: ¿Sabes qué es “Peche”? Y Justo le contestó: “Dícese del retal que cuelga de la chaquetilla de los toreros”. Matías se echó a llorar

Era la respuesta que Justo había escrito unos 15 años atrás una noche jugando al diccionario en familia. Todos cayeron y se llevó todos los puntos. Peche se convertiría desde entonces en palabra clave y cómplice entre ambos hermanos. Ahora mismo les estoy viendo tomarse un café en la terraza del Mínimus. Hay dos paquetes en la mesa envueltos para regalo; dos Blackberrys y el DRAE.

PD.: Peche: “Dicho de una persona: Flaca o enfermiza”.

Comentarios

cucacacu ha dicho que…
pita pita gorgorita
copifate ha dicho que…
"pita pita gorgorita a tiro groga tipa tip"
capitan garfio ha dicho que…
Genial y laineg
la zapateta ha dicho que…
Yo también pondré un palíndromo, para no ser menos. Es uno que me enseñó "la de filosofía" y que guardé en los mensajes del móvil hasta que alguna mano "inocente" del bus 23 me lo arrebató del bolsillo de la chaqueta. Afortunadamente, lo memoricé. Esto va por ti, mamá, y por Cortazar: Átale demoniaco Caín o me delata.
Dani ha dicho que…
Qué bueno, Zapateta! Gracias!
Anónimo ha dicho que…
¡¡¡¡Bieeeen, Zapateta!!!!! estuve a punto de "soltarlo" yo, me alegra que lo hayas recordado.
Eva

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza.

El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- el co…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…