Ir al contenido principal

EL PEGADOR Y EL REVERSO FREUDIANO DE LOS CHIRIMBOLOS MADRILEÑOS

Sabía que no podía fallarme. Hacía, por lo menos, ya un par de semanas que no daba señales de vida… Pero su activismo… surrealista, ha podido con el silencio. En este caso, digo yo, para invitar a que demos la vuelta a las cosas más claras y transparentes. No hay más que girar un elemento para mirar qué profundidad tiene. De pronto, te llevas la sorpresa.

Alguien me sugirió/comentó que el responsable de la pegada urbano-freudiana era el mismo Casimiro. Ojalá, exclamé. Me temo que no puede ser… Entonces otro comentarista habitual de este blog –creo que fue “copifate”- me preguntó si no sería yo el propio autor. No pude evitar la carcajada. Es más, me hizo dudar… ¿Y si esto de llevar una doble vida bloguera nos sumerge en un sonambulismo ocasional e indexado?

Pero no, mi chica me habría retenido antes de una de mis supuestas escapadas surreales. Hubo un día que estuve cerca de pillarle in fraganti… La cara de Sigmund rezumaba pegamento y se había despegado gracias al aguerrido viento que no dejaba de soplar. Estaba en el reverso tenebroso de uno de los chirimbolos publicitarios gigantes que Gallardón nos ha regalado a los madrileños. Se me escapó por poco…

Reconozco una cosa, doctor… Ya no quiero averiguar su identidad. Prefiero seguir “las migas” que va dejando en el camino. Bastante tengo con la mía, mi identidad. O no. ¿Doctor?

Salud.

Comentarios

capitan garfio ha dicho que…
Solo te puedo decir,que a mí no me mires ,yo tampoco he sido,a no ser como dices tú,que sea sonámbulo y... si fuera así,(por la distancia a la que me encuentro)ahora comprendo,algunas mañanas que parece que me hayan dado una paliza y me cuesta horrores levantarme.Un saludo.
Dani S ha dicho que…
Jajaja, mira que si al final "el pedador" somos todos. Sería redondo y delirante, eh?

Abrazos para Helda, Capitán!
FERNANDO SANCHEZ POSTIGO ha dicho que…
que cosas pasan en el Madrid de los GAlladornes y las AGuirres ...

un abrazo.
copifate ha dicho que…
la "pegada" en REFORMAS es muy divertida; en la de hoy no se ve que dice el reverso de la placa y teniendo en cuenta las sutilezas que gasta el "pegador" sería seguro interesante: Por ejemplo, calle cortada.
Al Capi Hook le veo animado y me alegro, no están los tiempos para ayudar a la realidad. Se basta sola.
A Sánchez Postigo me gustaría preguntarle lo de GA y AG y decirle que Madrid no es de ellos dos sino de todos los que estamos a gusto en Madrid.
Para terminar, a nuestros efectos el pegador es Daniel porque él nos lo ha descubierto.
juan ha dicho que…
Lo de las migas tiene su miga y me sugiere que en la vida lo mejor suele ser el camino y casi nunca la meta.
Daniel Seseña ha dicho que…
Ahí le has dado, Juan!

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…