Ir al contenido principal

ESE PEZ LLAMADO LANDA

Ayer Lucía decidió que quería secuestrar a uno de los peces que tienen las monjas en el estanque del convento. Concretamente tiene echado el ojo a uno blanco con pintas rojas. No quiere pedir rescate sino incorporarlo a su acuario de 120 litros. Un micro mundo compuesto por: un buzo anclado al suelo que suelta burbujas, plantas, bolitas de colores, un cofre, un dedal oxidado, tres cerillas bajo una roca, una calavera con dos agujeros, un muñeco de Mazinger – Z, dos soldados de la Estrella de la Muerte… y un pez llamado Landa.

Lucía siempre ha sido “landista”. No soporta a Pajares ni a Esteso, pero Don Alfredo es mucho, afirma con la cabeza bien alta. En su honor, su pequeña carpa lleva el nombre de un referente único. Ahora quiere regalarle una compañera con pintas rojas para mitigar la soledad marina. Entre nosotros, no tiene ni idea si es macho o hembra la criatura. Ya tiene nombre… y apellido: Mayra Gómez Torrebruno. Hasta aquí puedo leer...

Esta mañana ha saltado la tapia del convento, ha metido a Mayra en una red y ha vuelto a su piso para dejarla en su nuevo hábitat. Las monjas han hecho la vista gorda, pero no se han perdido ni un detalle. ¿Por qué? Ni idea. Pero ahora están comiendo magdalenas y riéndose de Lucía mientras ven el vídeo grabado con su cámara divina y oculta.

Lucía es feliz, las monjas se ríen… Mayra y Landa de momento no se pueden ni ver; se evitan. Lucía no tiene prisa. Sabe que se llevarán bien. Las monjas se parten de risa con el vídeo. Cuando Lucía vuelve del súper Landa ha desaparecido. Sólo está Mayra y el resto de habitantes inertes en el acuario. Las monjas rotas de reír.

Comentarios

la zapateta ha dicho que…
¿Y quién fue a rescatar a Landa? ¿Sor Neptuna? o ¿Sor Hmanos Martínez?
Dani ha dicho que…
Lo desconozco por el momento, estamos en ello.
copifate ha dicho que…
No nos puedes dejar así. ¿Es Mayra una piraña? ¿Tiene la pecera compartimentos secretos o salidas clandestinas que solo Landa conoce? ¿por qué se ríen las monjas? A ver qué dice el pesado ese de las letras mudas.
Dani ha dicho que…
Seguimos trabajando en ello... espero saberlo pronto.
Hache ha dicho que…
Yo con las cosas de las monjas nunca juego ... uff ... quita quita. Ni Landas ni Estesos que valgan. Además, que no me dan risa. Vamos, que casi que me alegro por Lucía.

Ah, he tenido una revelación divina leyéndote: debo meter algún muñeco de Star Trek o mis peces se morirán de aburrimiento o lo que es peor, lo mismo se me van de "conventos"
Daniel Seseña ha dicho que…
Me alegro, H. Mañana prometo contar el desenlace.
juan ha dicho que…
¿Puedo preguntar a Roberto Villar si ya ha recordado su PIN?
¿quería realmente fotografiar la pegatina? ¿qué piensa del psicoanálisis? ¿que representa Freud para él?
Puesto que ya no usa ese PIN, ¿puede decirnos cuál era?
¿ha reparado que desde que confundió una diana con una H, las haches han empezado a fallar en los comentarios?
Dani ha dicho que…
Puedes. Esperemos que te conteste. Sin duda, tus preguntas no son moco de pavo. Suerte!
capitan garfio ha dicho que…
A mí,también me has hecho recordar un viaje,fue a Madrid una semana santa,estuvimos en casa de unos amigos,y una de nuestras salidas fue al parque sur,¿creo que se llamaba así?,allí en una atracción de esas de feria,en la cual debíamos introducir,una pelotita dentro de una pecera,intentándolo,intentándolo,lo conseguimos y el premio fue un pececito,al cual nuestros amigos bautizaron como "Elda".Fue un viaje,en el cual disfrutamos mucho.Un saludo,para todos.
capitán dickson ha dicho que…
Con la iglesia hemos topao.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza.

El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- el co…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…