Ir al contenido principal

MATEO DEJA LOS RUEDINES

Los tornados caían del cielo al ritmo apocalíptico. Mateo lo contemplaba todo desde su cama; en campo abierto, sin techo ni cobijo. Pero él no se movía. Estaba tranquilo. Se preguntaba por qué no se alteraba, por qué no se aterrorizaba ante este panorama tan negro. Pero no encontraba respuesta, sencillamente contemplaba lo que ocurría por los aires. No había nadie con él, pero una voz que parecía provenir de ‘atrás’, le preguntó: ¿Por qué no tienes miedo?

Mateo se tomó su tiempo para contestar… Digo yo que porque esto no está pasando, pero en realidad está pasando. De hecho mi cama comienza a tambalearse. ¿Le preocupa? No, la verdad, porque esto no está pasando. ¿Y si está pasando? Pues saldré volando. Mmmmmm.

Buscando referencias temporales entre una vieja caja de fotos, Mateo no quiere perder el autobús de las 12:07. El temporal ha pasado, pero no logra situar tres veranos que se le han quedado colgados en su interior. Sabe con quién estuvo en aquellas vacaciones, con sus padres juntos y con sus padres separados. Sabe dónde las pasó, pero es incapaz de acordarse cuándo.

¿Por qué los tornados no llegan a usted? No lo sé, me imagino que porque esto no está pasando.

Llega al cine, saca las entradas y se mete en la sala. Ponen doble sesión de Bruce Lee. Hay cuatro como él en el cine. Una chica se le acerca antes de que empiece y le pregunta si quiere pasar el resto de su vida con ella. Mateo le contesta tajante: prefiero a Patricia y yo no soy Christian. Comienza la película y en la pantalla aparece Casimiro dando golpes a los malos. Cuando termina con ellos, sigue hablando solo.

Mateo se levanta de la cama, se gira y detrás hay una butaca vacía. El temporal ‘ha pasado’. Camina hacia adelante. Llega a su casa y al abrir la puerta recuerda las fechas perdidas de aquellos veranos: 85, 86 y 87. Una voz, la suya pregunta ¿por qué las olvidaría?

Comentarios

la zapateta ha dicho que…
Esa voz que viene de "atrás" no lo sabe todo, aunque Mateo lo haya creído así muchas veces, y es probable que necesite saberlo antes de quedarse vacío el sillón. ¡Ánimo!...
Dani ha dicho que…
La historia es que lo que antes parecía apocalípctico, ahora no lo es. Y al final, es uno quien se 'remoza' y se aplica sus propias normas. Ya no necesita la autoridad ancestral para hacer o dejar de hacer.

Gracias, "la".
capitan garfio ha dicho que…
Quiero creer,que esto que escribes no es real,pero yo lo llevo a la realidad.(Si no es así,házmelo saber).Pienso que en esos años...(85,86,87)..que el ha preferido olvidar,lo marcó de tal forma,que esa voz sin darse cuenta nació,en esas vacaciones perdidas en su memoria. PD tal vez vaya desencaminado,pero es lo primero que pienso al leer este post.Saludos.
Dani ha dicho que…
Capitán te echaba de menos. ¿Real? Bueno ya sabes que mis historias en realidad están basadas en hechos irreales.

Piensa en una diana... lanzas el dardo: has dado, practicamente, en el centro. Gracias por atinar. Y por estar ahí.

Abrazos a Elda!
capitan garfio ha dicho que…
Gracias a ti,y aunque no haga comentarios,que sepas que estamos aquí.Un saludo para ti y para todos.
Anónimo ha dicho que…
yo tengo muy buenos recuerdos de aquellos veranos. fueron más íntimos y libres.
la zapateta ha dicho que…
A mi en el 86 me atropello un coche. Creo que Farruquito no había nacido. Tengo 22 años...desde entonces.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

Es madre, atleta y pinchadiscos (a partir de las 00 horas, cada día de su vida). Y al mismo tiempo es alguien. Nadie en concreto, sencillamente alguien; que es mucho sin ser nada. Lo lleva bien y mal, regular y como puede. Su hija Sandra sigue sus pasos de cerca. Y lejos quedan los pasos que ambas dieron para encontrarse en aquel país africano donde se conocieron; que siempre estará más cerca de lo que dicen... y menos de lo que creen.

Fábula y Sandra viven una vida que nunca -cada una en su fuero interno- pensaron que vivirían. Fábula buscó a Sandra y Sandra encontró a una madre de fábula. Fue casual, pero no. Y ahí están imprimiendo una vida con todos los colores que tienen a su alcance; y usando sólo el blanco y negro para ocasiones sensacionales. Viven sin parar y no miran hacia atrás, salvo lo necesario para poder vislumbrar lo que tienen delante... Que es lo que cuenta, sin menospreciar el presente.

Mucho han trabajado para estar donde están; mucho más han sufrido lo que no pensab…