Ir al contenido principal

¿A QUÉ HUELEN LOS BLOGS?

Leo una máxima que, cuanto menos, me produce cierta confusión: Para estar a la última, cierra tu blog. Es el titular del post de Sergio Rodríguez (El Catalejo). Para hablar de lo anticuada que se ha quedado ya esta herramienta se basa en un artículo de Paul Boutin en Wired. Dice que huelen a 2004. Hace poco saltó a la red el debate sobre blogging vs microbbloging… y ayer escuché un comentario, de pasada, que aseguraba que escribir post a diario es fácil.

En el congreso de Software Libre, al menos en la mesa que moderé (Sostenibilidad y Software Libre), se acabó centrando en la reutilización.la longevidad de las ‘cosas’ es corta muy corta. Y ahora vemos, que no sólo de ordenadores, móviles y programas hablamos… Ahora también un formato, una herramienta que sirve para escribir, comunicar (más o menos en profundidad –eso al gusto del blogger-), para compartir ideas con los lectores, para debatir... resulta que caduca a la velocidad de crucero.

Volviendo al post de El Catalejo, leo que tienen más futuro los flickr, tuenti, facebook y compañía. Mis preguntas son: ¿la evolución pasa por tirar una herramienta para pasar a otra “por moda”? ¿No es compatible todo? Yo también uso facebook, pero no veo que sea un sustitutivo de lo que escribo aquí a diario. Hace unos años, cuando Fernando Berlín, ante mi empeño en abrir una web me recomendó el blog como medio de expresión, me abrió una puerta a un mundo ilimitado.

Yo visito a diario las bitácoras de mi blogroll y las que voy descubriendo, leo El País, El Mundo, Público, Abc, veo el Telediario, escucho a Francino, a Lucas, a Garrido , a Juan de Pablos, voy al cine, leo libros (de papel) y consumo alimentos. ¿Voy a dejar de hacer todo esto porque la forma que me ofrecen huele a antigua, a 2004, a arcaica? Digo yo que dejaré de leer, ver informativos, ir al cine, escuchar radio o comer… si no me interesa el contenido. Me estaré haciendo mayor...
Simplifiquémoslo así. Cada vez se cambia más rápido de pc, acumulamos tecnología, actualizamos programas,
------
*La imagen pertenece a Estudio 380

Comentarios

Nacho Hevia ha dicho que…
Pues sí señor... no entiendo muy bien eso de que "haya que cambiar de herramienta" para poder comunicarse. En todo caso, que cada uno utilice la herramienta adecuada para poder comunicarse de la forma que mejor le convenga.

Hay cosas que, por ejemplo, no podría o sabría decir mediante un post o un simple mail, sino por carta.

Larga vida al blog!
Jose Frechín ha dicho que…
Hay personas que sólo les gusta echar un kiki rápido y furtivo a otros sólo tremendos polvazos, también están las personas más versátiles, las que disfrutan de ambas técnicas dependiendo de la ocasión.

Saludos.
Anónimo ha dicho que…
Ahora que he aprendido a decir pinícula, se llama flin.
Daniel Seseña ha dicho que…
Larga vida a las palabras, a los blogs, a "los polvazos"... y que nos comuniquemos de pinícula!

Salud!
Anónimo ha dicho que…
La Zapateta dice:

Me monto en el Ave que rápido y suave se llega a Sevilla, ya estoy en Sevilla. No vine a Sevilla a ver la Giralda sino a verte a ti, chun chun qué bien ah... Me monto en el Ave qué rápìdo y suave se llega a Madrid, ya estoy en Madrid. (Javier Krahe).

¿Os acordáis lo largos que eran los veranos (y no sólo porque lo eran) cuando estábamos en el colegio?

Un poco de calma, por favor.
Daniel Seseña ha dicho que…
Zapateta, qué gran tema de Krahe! Viene al pelo. Por cierto, gracias por enviarme esa foto... en breve la subiré y comentaré en el blog.

Salud!
juan ha dicho que…
Daniel no te mosquees. El siglo trae estas cosas. Varios días sin leer periódicos, sin ver telediarios, ni oirlos, sin escribir nada, sin leer nada o solo un libro absorvente o escuchar una música que te arranca algo de tu alma, te proporciona una capacidad que tu transformarás en esas narraciones tan sorprendentes a las que acostumbras. Si cambias de medio, avisa.
Anónimo ha dicho que…
No me gustan las modas,me gustan los blogs,poder intercambiar opiniones,tal vez,(yo),huela a 2004,a 1985,o 1967,tal vez huela a pasado.Esto de internet,ordenadores,blogs,internautas,facebook,tuenti,flickr,que no se lo que son,(estos tres ultimos)van a una velocidad de vértigo,tal vez,no estoy preparado para estas velocidades,pero las respeto,y espero me respeten a mi.Cada uno debe ser libre de usar lo que mas le convenza,o le guste.Al final,la gente que los usa,suele ser quien decide lo que es,pasado y futuro.Un saludo de un aprendiz
Anónimo ha dicho que…
Capitán Garfio
Soy yo el anonimo anterior,perdon
Anónimo ha dicho que…
Capi.
No se lo que pasa,pero no me deja entrar.....Houston...Houston..tenemos un problema
mercedes ha dicho que…
Como es el mismo tema, pondré el mismo comentario que ya puse en 233 grados, siento repetirme pero es que... NO he cambiado de opinión en este largo periodo de 4 horas (lo que huele a 2004 está rancio, es que vamos muy de prisa)

..."Si algo me mata son los estos categóricos infalibles... "La tele matará al cine, el video matara al cine, internet matará a la tele, facebook matará a los blogs", demasiadas veces he leído las mismas cosas con herramientas de comunicacion que aun están vivas y en aparente salud... En un mundo cada vez más híbrido como es que un "gurú infalible" no entiende que mil herramientas distintas pueden coexistir perfectamente?"...-

Y agrego, a mi tampoco me sirven facebook ni twitter para decir ciertas cosas y utilizo a diario las dos herramientas.
Anónimo ha dicho que…
Ninguna herramienta tipo facebook, twitter, etc... van acabar con lo bello que es escribir. Si que es verdad que es rápido y son como ráfagas, deprisa, deprisa... pero donde este mi cuaderno y me lápiz, NO HAY NADA MAS. Por no tener, no tengo ni blog, pero sí tengo mis blog favoritos que leo todos los días... será que soy muy una guardiana de mis pensamientos o simple corte, esto de no tener un blog???

Achuchones a por doquier

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…