Ir al contenido principal

SIN FUTURO Y CON MUCHO CURRO

EL lunes quedé con los chicos de Sin Futuro y Sin un Duro en la Universidad Complutense de Madrid y el martes tocaba el primer cumpleaños del Twittmad. ¿El resultado? el martes (00:30) en Cámara Abierta 2.0.

En tiempos de crisis nada como arrimar el oído y empaparse de las lecciones de Boris Jódar, Charlie Torres y Pablo López (por orden alfabético). Tres pedazo craks (bajo un nombre, un blog único: Sin Futuro y Sin un Duro) que estudian (periodismo), trabajan y agitan la red como pocos. Desde su bitácora cada día nos recuerdan que esta profesión se puede ejercer con criterio y veracidad a partir de los medios más precarios.

Unos deciden hacerse eremitas e irse al campo a vivir de lo que la naturaleza les da. Otros, como los “sinfuturo”, se nutren de lo que la red les pone en la… bandeja de entrada. Esto es, herramientas 2.0 al alcance de todo el mundo; ah, y videocámaras que consiguen con los cupones de los periódicos. Para promocionarse usan sus excelentes contenidos, por supuesto Internet y sus posibilidades virales, y reciclan grapas en la “facul” para colgar sus carteles.

Se ríen de la crisis, pero sobre todo la de los estudiantes acomodados que esperan a que llamen a sus puertas en lugar de mover el culo… Si queréis conocerlos mejor y entender la ironía de su Telediario Precario, no os perdáis el programa de mañana.

El Twittmad fue una experiencia única. Era mi primera vez, el año anterior lo cubrió Marta Rodríguez. Ahí puse cara a los microbloggeros más variopintos e interesantes. Espero me perdonen porque no he podido sacarlos a todos en el reportaje. En dos minutos y poco es difícil reflejar todo lo que allí se cocía…

En resumen
, gracias a Los SinFuturo, Marilín Gonzalo, Mmoroca, Juan Luis Polo, Roger Casas Alatriste, Jaime Estévez, Javier (guarrilleros.com), Mauro Fuentes, Marcos García (Cucharete), bueno y al resto del elenco, que fue muy amplio… más de cien twitteros congregados.

Salud!

Comentarios

Charlie Torres ha dicho que…
Los SinFuturo de Madrid reunidos, te agradecemos ese reportaje que estamos deseando ver. Para que no solo nos vean a nosotros, sino que vean Cámara Abierta 2.0 este martes... y muchos otros. Por ello hemos creado un evento en Facebook y otro evento en Tuenti, los cuales no está de más mover un poquito. ;)

Muchas gracias de nuevo Dani!
Daniel Seseña ha dicho que…
Un placer, Charlie. Que Mr.share te oiga y el rating nos acompañe.

Sabemos que es un programa que no puede competir con las "grandes" producciones. Pero aún así seguiremos mimando a esta criatura llamada Cámara Abierta 2.0, gracias a la cual conocemos proyectos como el vuestro y muchos otros que merecen la pena pasar por los televisores de muchos ciudadanos.

Salud!
capitan garfio ha dicho que…
¿¿¿Ehh???? aunque no entienda ni papa,veré el programa,así me sonará mas cercano.(Porque entiendo más el chino)Saludos.
jaime ha dicho que…
Hicísteis un magnífico reportaje Dani, así que Enhorabuena a todo el equipo. Os esperamos en próximos eventos...donde espero convenceros para que os toméis una pinta :)

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…